Entradas populares

Miles de Soles para un Pais espléndido



One could not count the Moons that shimmer on her roofs.
And the Thousand Splendid Suns that hide behind their walls.

La primera vez que vi esta novela creo recordar que fue en Chiang Mai, en nuestra escapada viajera asiática de 2010-2011. O a lo mejor no y fue en cualquiera de las cientos de librerías de Thamel, en Katmandú, donde abundan los libros de segunda mano que van pasando de mochilero en mochilero. No lo sé. El caso es que por aquel entonces Kabul me parecía un lugar que apenas podía situar en un mapa y Afganistán poco menos que el centro mundial de la guerra, el desastre y el caos. A eso había que añadir un escritor de nombre impronunciable, por lo que la suma de todo hizo que esta novela no acabara de convencerme para dar el paso y ni la más bonita de las portadas (que lo era) hiciera decidirme por explorarla. Con el tiempo, quien sabe por qué, este país y este escritor se me volvieron a cruzar en el camino. Quizá casualidad, quizá no tanto, Khaled Hosseini y Afganistán se me presentaban en aquel momento para descubrirme un país y una gente ante la que ya nunca más volveré a ser indiferente.

El Palacio de Cristal Birmano

Recientemente me ha venido a la memoria el recuerdo de un país que he visitado dos veces. Una en persona durante algo más de 3 semanas, allá por 2011. Birmania, ahora llamada Myanmar, es un país del subcontinente indio, antigua colonia británica, un país rico en cultura y contrastes, con ciudades antiguas, palacios, montañas, llanuras, un cielo siempre azul y con  cientos de etnias desperdigadas por todo su territorio. ¿Cómo puedes conocer un país en 21 días? Ni en 21 vidas diría. Pero aun así, el sabor que nos dejó este país fue extraordinario. Paisajes de cuento, ríos de leyenda, gente amable y esa inocencia de quien acaba de abrirse al mundo y aun te recibe con los brazos abiertos, sonriente, risueño, sencillo.

Otras Montañas, otros Viajes


Aquí estoy, vuelvo a escribir. Me parece mentira hasta a mí mismo. Han pasado 7 largos meses desde mi última publicación. Más de 6 desde mi regreso a España. Un Blog que he tenido abandonado y que en cierto modo había dado por finalizado, un final de viaje, un hasta aquí hemos llegado amigos, no oficial pero evidente. Un fin de una etapa, convulsa, viajera, enriquecedora, inspiradora, de idas y venidas, con sus puertas traseras también, con proyectos de vida hechos y rehechos, pensados y cambiados, cocinados, recalentados y alguno chamuscado. Después de tantas vueltas, necesitaba un parón, una obligada interiorización, un reset a la máquina, pensar de dónde vengo para saber hacia dónde quiero ir, dónde queremos estar.