Entradas populares

Conducir en Tailandia, ese arte

Para aquellos que nunca hayan pisado Asia, la conducción aquí nada tiene que ver con la que estamos acostumbrados en Europa. En general, el respeto a las normas es escaso, a veces esas normas están poco claras o directamente no existen y en general conducir o ser conducido es una experiencia por la que todos hemos de pasar alguna vez e incluso, tener algún que otro "sustito".



Y eso que estoy hablando de conducir en Tailandia, país en el que vivo actualmente, en el que a pesar de que existe un cierto caos, nada tiene que ver con hacerlo en Vietnam, o Camboya por ejemplo y ya no digamos la India. Aquí, para NO variar, la India siempre es caso a parte...



Hay ciertas cosas típicas de la conducción tailandesa que primero te causan risa,  más tarde estupor y al final hasta cabreo cuando ya vives aquí y la gracia que te hacía al principio ver ciertas cosas que eran nuevas, se transforma en un "me-cago-en-la-leche-que-me-la-pego-con-este-capullo/a".



Algunas de las clásicas "tailanadas" son:



1- "Cuando llego a un cruce sigo o giro, nunca me paro y si viene alguien lo esquivo, o si no ya me esquivará él/ella" Este es un clásico entre los clásicos. En Tailandia nadie mira si alguien viene, se supone que son los que vienen los que han de mirar para no chocar contigo. Ah, y tampoco se suele mirar si viene alguien por detrás. ¿Retrovisor? ¿Eso qué e? Tú solo mira para adelante que el de detrás ya se encarga de ti como tú te has de encargar de los que llevas por delante. Es una norma no escrita pero que funciona, casi siempre...



2- "Mucha gente conduce en sentido contrario". Otro de los clasicazos. Resulta que vas por una autopista/autovía o vía grande (porque realmente en las pequeñas todo dios hace lo que le rota), y claro puede ser que a donde te diriges, una tienda, un seven-eleven, la casa de tu abuela, queda al otro lado de la carretera y habría que ir muy lejos para dar la vuelta. No pasa nada, pillamos el primer U-turn (giro en U) que nos aparezca, nos vamos sigilosamente al arcén y desde allí comenzamos a manejar en sentido contrario tranquilitamente hasta la casa de la abuelita-tienda-mercado o lo que se tercie. ¿Qué viene alguien en tu sentido contrario? (es decir, el "correcto"), pues volvemos al punto uno, que se encargue él/ella de esquivarme ¿no?



3-Hay un atasco de miedo y la cosa no avanza. Si vas en una moto te dedicas al juego de "la serpiente cascabel" que consiste en ir poquito a poco pasando por los huecos que dejan los coches como el comecocos, hasta que por arte de birlibirloque te posicionas en la primera fila justito justito antes de que el semáforo se ponga en verde. Este deslizamiento cual reptil puede llegar a prolongarse durante 500m o incluso 1km a lo tonto a lo tonto... Pero ojo, aquí nada es gratis y te encontrarás con muchos haciendo también la misma pirulilla, así que vuelta de nuevo al punto 1: que me esquiven ellos!



4- Llegas a un semáforo en el que no quieres girar a la izquierda (aquí se conduce al revés) y aunque el semáforo esté en rojo para todo quisqui, los giros, por una ley no escrita, no respetan el mismo y todo dios pasa y gira. Tú, pobre farang que no te enteras de nada estás ocupando el carril de giro pensando que al estar en rojo nadie te dirá nada. Y efectivamente, nadie te dice nada. Así es el tailandés. Al cabo de un rato notas como un calorcito, como si un gato te estuviera olisqueando la pierna, sube por tu pantorrilla y acto seguido oyes un pitidito como un susurro. Es un coche, que se te ha acercado de forma sigilosa hasta ponerse a unos 30 cm de ti, que debía llevar ahí un buen rato y que esperando que fueras tú el que se moviera, pero como no ha querido ser grosero, ha esperado pacientemente a que te quitaras. Cómo no lo ha conseguido, casi con vergüenza emite con su claxon un sonidillo tímido para que le dejes pasar. Te apartas, giras la cabeza y como el volante está de tu lado, es muy posible que veas detrás del cristal a un thai que te sonríe mientras hace el giro que tú le estabas obstaculizando. ¿Alguien se imagina que pasaría en España en una situación similar? "Meeeec Meeeeeec Meeeeeeeeec, que te quites de ahiíiiii, me cago en la.....Donde te han dado el carneeee?" no reproduzco la situación por respeto....



5- En este último apartado resumo un cajón de sastre de situaciones cotidianas que me he encontrado estos meses. La que más se repite es hablar por el móvil subidos en la moto como si tal cosa. Otra es mandar mensajitos también por el móvil, pero no solo en los semáforos o cuando están parados (recordemos que aquí una moto nunca se para por causa de semáforos, pasos de peatones, cruces y demás) sino incluso cuando están conduciendo, tranquilamente, sonriendo como si estuvieran en el bar. Otra más, aunque en Tailandia para esto son más comedidos que por ejemplo Laos, Camboya o Vietnam donde son unos "figuras". Me refiero a ir 3-4 o hasta 5 en la moto. Toda la familia si hace falta. Muy común también es que el padre conduzca y la madre vaya detrás con una criaturita puesta de pie en el espacio que hay entre los dos, por supuesto sin casco, o protección alguna. Otra modalidad de esta última es que la criaturita vaya delante si tiene altura suficiente para llegar con los brazos al manillar subido encima de las piernas del que conduce. Más: el perro también tiene cabida en la moto. Se puede llevar en los pies, o bien delante de uno mismo y con las patas delanteras apoyadas en el manillar. Juro por Snoopy que alguna vez he visto esta situación viniendo de frente y el efecto es "Joder, esa moto la conduce un perro!"

Y muchas muchas más, aunque alguna de las que más me ha sorprendido (aunque es difícil la elección eh?) es la de la chica de la foto leyendo tranquilamente su novela en la parte trasera de la moto mientras la llevan de aquí para allá. O aquella en la que vi a una chica hablando por el móvil, caerse de la moto, levantarse, levantar la moto, coger el móvil, subirse en la moto de nuevo y seguir hablando por teléfono: "Ay fulanita es que me he caído pero enseguida estoy contigo, no ha sido nada..."

Pero en conclusión diré que a pesar de los peligros, del caos circulatorio y del volumen agobiante de tráfico, no he visto que aquí haya muchos más accidentes que allí, teniendo en cuenta que la densidad de tráfico es como 3 veces mayor. Además, cuando ocurre algo todo se resuelve de una forma pacífica. A un amigo mío le pasó hace poco lo siguiente: Iba con la moto por una via bastante principal de Chiang Mai, intentó adelantar a un coche que iba demasiado lento o maniobrando de forma irregular, total que de repente el vehiculo, una pick-up de estas enormes giró hacia su lado y en el intento de esquivarlo mi amigo se fue al suelo. La culpa? Uf, dificil de determinar. Por un lado el motorista no adelantó de forma correcta, por otro el coche giró cuando no debía... El caso es que mi amigo se fue al suelo con algunos rasguños pero nada serio y el conductor del coche permaneció en el vehículo medio acojonado hasta que vio que la cosa no era grave y se atrevió a salir (quizá pensaba que mi amigo, extranjero, le iba a partir la cara). Lo primero que hizo fue decir "lo siento, lo siento, estas bien?" y acto seguido saco una cartera repleta de billetes ofreciendole dinero a mi amigo porque seguro que tenía que ir al hospital y a los turistas nos cobran hasta para ir a mear en cuanto hacemos aparición por cualquier casa de socorro... La cosa acabó en mi amigo aceptando el dinero y el tailandés disculpándose una y mil veces a pesar de que la culpa podía bien bien haber sido compartida. Además, hasta que el tipo no levantó la moto del suelo y la arrancó (a lo cual le ayudó el thai) no se marchó y cuando lo hizo volvió a disculparse una y mil veces desde el coche diciendo "Go to hospital, go to hospital"

Vuelvo a hacer la pregunta del millón una vez más (y ya no más). ¿Alguno se imagina que hubiera pasado en nuestro querido país en la misma situación? Yo si me lo imagino, pero esta entrada ya se ha hecho demasiada larga para seguir, así que continuaremos el año que viene...

En fin, conducir en Asia, ese arte!

¡Feliz 2014 a tod@s!


No hay comentarios:

Publicar un comentario