Entradas populares

El Loy Krathong y Yee Peng, dos festivales para sentir la esencia de Tailandia


El Loy Khratong y Yee Peng es uno de los festivales tailandeses más importantes y famosos que se celebran a lo largo del año. Tiene lugar a mediados de Noviembre, justo el fin de semana que coincide con la luna llena y el motivo de celebración de este festival es despedirse de la época de lluvias, y dar la bienvenida a una nueva época seca, o fría, o invierno, si bien ojo, aquí invierno significa que las temperaturas son cálidas, apenas hay humedad y se disfrutará de unos meses con un clima genial, con unos 24-28º de media y días de Sol que poco a poco irán dando paso al nuevo año, el Songkran, otro de los festivales famosos, por no decir, el mayor de todos, que se celebra siempre a mediados de abril.



En tailandés Loy significa flotar y los Khratones son unos barquitos que durante todo ese fin de semana y los días de antes, son fabricados por miles de vendedores con hojas de banana, flores e incienso. Los hay pequeñitos que suelen costar no más de 20 Baths (0,50 €) hasta auténticas obras de arte enormes y muy elaboradas por unos 250-300 Baths (6-8€). La ceremonia consiste en comprar uno (o varios) barquitos, encender el incienso que llevan enganchado y dejarlo flotar en el río, por un lado como muestra de adoración al río y al agua como símbolo de vida. Por otro lado, echar a flotar los barquitos al agua también es muestra de intentar desprenderse de los malos pensamientos y acciones que hayamos podido acumular a lo largo del año y renovarnos para el año nuevo que se avecina. Se cree (como dice la Wikipedia) que:
"El festival probablemente tuvo su origen en la India; sería, pues, un festival hindú similar al Diwali, en el que se depositan lamparillas flotantes sobre el Ganges como expresión de gratitud a la deidad del río por la vida otorgada a lo largo del año."

También se cree que estas costumbres tienen su origen en tradiciones bhramánicas (de Bhrama, Dios Hindú hacedor de todas las cosas) debido a la adoración que en el hinduismo se profesa al agua como elemento purificador y generador de vida. Todos los ríos en la India tienen una connotación sagrada empenzando por el Ganges, probablemente el río más reverenciado, sagrado y también contaminado del Mundo. Según escritos del antiguo rey tailandés Rama IV, antepasado del actual Rama IX, esta ceremonia se introdujo y adaptó a la "liturgia" Budista en su época (allá por el siglo XIX).

Paralelamente se celebra también, el día antes del Loy Khratong, el Yee Peng Festival, que es una de las imágenes más típicas de Tailandia en la que la gente echa al aire miles de farolillos encendidos de papel de arroz. Este festival es típico del Norte, de la cultura Lanna, el antiguo reino que hace casi 8 siglos englobabla al Norte de Tailandia, muchos estados de la actual Birmania y el Norte de Laos. Este ritual simboliza la renovación, la despedida de lo viejo y la bienvenida a lo nuevo. Por medio del encendido de esos "balloons" o lámparas de papel, todo lo que nos pesa y oprime se suelta al aire, simbolizando que con ello, que la persona se desprende de todos los malos pensamientos, las malas acciones u obras, los problemas… y deseándose suerte, paz y armonía, a sí mismo y a todos los demás con los que realizan la ceremonia conjuntamente. 

Una de las características más notables de esta ceremonia es que en muchas partes del país se preparan auténticas celebraciones masivas, con "misas" y rezos de mantras por comunidades de monjes y una vez acabada esta misa, todos los congregados lanzan a la vez los balloons al aire. Realmente es un espectáculo que hay que vivir. Nosotros fuimos allí este año por primera vez, en la Universidad de Mae Jo, a las afueras de Chiang Mai y realmente nos quedamos impresionados por la magnitud del evento. Para empezar estaba a reventar de gente, se formaron unas colas tremendas para entrar y al salir del recinto (casi peor que un Barsa-Madrid), con gente de todas las partes de la provincia viniendo y muchos, muchísimos extranjeros, turistas y expatriados que viven aquí. Incluso nos encontramos con una familia que había volado el día anterior desde Bangkok (700Km!) para venir únicamente a este evento. El caso es que el espectáculo fue increíble, esta familia con la que coincidimos nos cedieron varios Balloons para que los prendiéramos y los tiráramos al aire, indicándonos como hacerlo ya que nos vieron que estábamos un poco peces en el tema. “Venga, otro más por Barcheloooona”, nos decía el hombre que hablaba bastante bien inglés. El lanzamiento de todas las lámparas a la vez, con la música de fondo y la gente aplaudiendo, gritando y suspirando fue uno de esos momentos únicos que no se pueden describir con palabras. Por un instante sentimos como si toda la energía de la gente que estaba allí congregada se uniera en una única dirección para olvidarse de lo malo, hacer el bien y desear lo mejor para uno mismo y para los demás intentando que todos seamos un poquito mejores en el futuro. Puede parecer un poco tonto o cursi visto desde fuera con nuestra óptica occidental materialista, pero cuando estás allí dentro te das cuenta de que la gente que estaba allí deseaba todo eso de verdad, quizá solo por aquel instante, pero al menos ese instante era sincero y así era como nos lo transmitieron. En definitiva, nos vinieron a decir que si podemos estar de buen rollito, ¿para qué vamos a estar mal? Ese es el principal mensaje que nos transmite esta gente, no sólo ese día de celebraciones, sino cada día que sales a la calle. Somos tan y tan diferentes…

La verdad es que solo por ver una celebración de estas, aunque sea por una vez en la vida, un viaje a Tailandia ya merece la pena. Así que si estás pensando en viajar a Tailandia y puedes, no dudes en venir para ver el Loy Khratong. No te arrepentirás. Seguro!


Encendiendo Balloons

y para arriba!!


La ceremonia previa es muy importante

Todos listos para soltarlos a la vez!

Todos tienen su momento

Listos los candiles donde se encienden los farolillos

Nuestra simpática familia de Bangkok que nos cedió varios farolillos

A soltarlos!

MO MEN TA ZO!
Con nuestros Khratongs


Vamos allá

Lo echo o no lo echo?

Venga! Fuera malos rollos!

A mi me costó un poco más, por qué será?

Y el Río Ping de Chiang Mai donde echar los Khratongs
 
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario