Entradas populares

Anochece y el mundo se detiene en Doi Suthep

Estupa principal de Wat Doi Suthep
Pues así es. Doi Suthep, colgado en lo alto de la montaña a la que da nombre a 1.200 m de altura, es el templo más famoso, sagrado y venerado de Chiang Mai. Accesible en un corto trayecto en moto de una media hora, por una preciosa carretera de curvas con unas vistas espectaculares de la ciudad, el lugar tiene un encanto muy especial que se ve incrementado de forma muy notable cuando cae la tarde. Mientras el Sol languidece y se encienden los focos del templo, los monjes, jóvenes y mayores, salen a rezar en grupo para el deleite de turistas  y curiosos que no quieren perderse este momento mágico en su viaje al Norte del país.

Durante más de una hora los monjes rezan en grupo, primero por el exterior de la Stupa principal del templo y después en el interior de una de las innumerables viham, algo así como las capillas de las iglesias, dedicadas a la ofrenda y oración de su santidad Lord Buda. 

La verdad es que he subido varias veces a Doi Suthep y el lugar tiene mucho encanto. Por las vistas, por el lugar donde se encuentra en medio de la montaña, por las relucientes y doradas Stupas, por las cientos de estatuas, pequeñas y grandes dedicadas a Buda, ya sea el Buda esmeralda, el Buda reclinado (en honor al momento de su muerte) y por los miles de detalles de arte y decoración que tiene todo el complejo, inabarcables en una sola visita. También hay que decir que se ha convertido en un lugar tan y tan turístico que realmente hay ocasiones en que es mejor marcharse y dejarlo para otro día. Aunque bueno, una vez allí hay que decir que cuesta dejar el lugar y uno acaba aguantando las multitudes como buenamente puede...

Pero cuando llegan las 6 de la tarde, parece como si una nueva función fuera a comenzar. Se acaba el día y todo se prepara para que ese final llegue a buen fin. Como si de la vida se tratara, un día termina y otro se dispone a nacer. Principio y final, reencarnación, karma, un día muere y otro que comienza, en una danza sin fin a lo largo del Dharma o rueda de la vida. Y qué mejor que despedir ese día que rezando, cantando, orando en voz alta, para que toda la energía del Universo confluya en una sola y se produzca un momento mágico que ni cientos de cámaras ni sonidos de flashes puedan perturbar. Y todo se vea envuelto y rodeado de una gama de colores que va cambiando a medida que el día llega a su fin: azul, naranja, rojo, violeta y negro final. Todo confluye para que podamos deleitarnos en el crepúsculo, en la noche entrante y en el silencio reinante mientras de fondo escuchamos la letanía de unos mantras que parecen estar hablándonos desde los confines de la Galaxia, queriéndonos decir, transmitiéndonos un mensaje claro y sencillo. Si podemos hacerlo bien, ¿por qué hacerlo mal? Si la vida es bella, ¿para que hacerla feo? Si podemos ser felices, ¿por qué empeñarnos en estar tristes? Si en el fondo todo es sencillo, ¿qué razón hay de ser tan complicados?

Si venís algún día a Tailandia, Chiang Mai será un destino de los fijos, un uno en la quiniela que suele decirse. Si es así, nunca dejéis de visitar Doi Suthep al atardecer, a eso de las 6 de la tarde. Puedo asegurar que será posiblemente la "experiencia religiosa" tailandesa de vuestro viaje.


Va cayendo la tarde y la gente comienza las oraciones
Cientos de estatuas de Buda de color oro dan un toque especial al recinto





Azul y dorado

Vivos colores para un lugar mágico



Los monjes salen a rezar al exterior


Y después continúan los mantras en e interior

El día se fue y llegó la noche
Calma, sosiego, cantos, silencio, paz...

4 comentarios:

  1. Pues aquí tenemos habitación de invitados, así que si queréis ya sabéis, nos vemos a las 6, mas o menos...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Iñaki por enseñarnos otro trocito de paraíso. Tengo muy buenos recuerdos (y fotos) de la tarde que pasamos en el templo, de los más hermosos de Tailandia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues aquí seguimos documentando la película Julian, jeje, un abrazo

    ResponderEliminar