Entradas populares

El Loy Krathong y Yee Peng, dos festivales para sentir la esencia de Tailandia


El Loy Khratong y Yee Peng es uno de los festivales tailandeses más importantes y famosos que se celebran a lo largo del año. Tiene lugar a mediados de Noviembre, justo el fin de semana que coincide con la luna llena y el motivo de celebración de este festival es despedirse de la época de lluvias, y dar la bienvenida a una nueva época seca, o fría, o invierno, si bien ojo, aquí invierno significa que las temperaturas son cálidas, apenas hay humedad y se disfrutará de unos meses con un clima genial, con unos 24-28º de media y días de Sol que poco a poco irán dando paso al nuevo año, el Songkran, otro de los festivales famosos, por no decir, el mayor de todos, que se celebra siempre a mediados de abril.

Marruecos, tan cerca y tan lejos


Hace mucho mucho que visitamos Marruecos, casi 4 años. ¿Y por qué se me ha ocurrido escribir de ella precisamente ahora? Pues bien, fue hace unos días, revisando fotos, intentando recuperar o más bien saber cuáles son las que he perdido definitivamente del crash que dejo a mi portátil al borde de la tumba, que me encontré con que milagrosamente las de Marruecos se habían salvado. Por los pelos eso sí, porque de momento fotos más antiguas del 2009 apenas me quedan. O al menos hasta que recupere los CDs que tengo por ahí olvidados creando polvo en algún trastero... Bien que me desvío, vi entonces las fotos de Marruecos y me vino a la memoria este gran viaje, en todos los sentidos, que hicimos en la Navidad 2009-2010. Un viaje casi iniciático. Porque por un lado era la primera vez (y de momento la última por desgracia) que poníamos el pie en el continente africano. Por otro lado porque ahora lo veo, en este viaje salieron a relucir delante de mí, como un espejo, todos aquellos clichés, prejuicios y tabús sobre el mundo árabe que guardaba bien dentro, escondidito y camuflado bajo las poses de chico bien educado que se supone ha de ser solidario-no racista-amable-etc-etc con las culturas tradicionalmente maltratadas en nuestra piel de toro.

Anochece y el mundo se detiene en Doi Suthep

Estupa principal de Wat Doi Suthep
Pues así es. Doi Suthep, colgado en lo alto de la montaña a la que da nombre a 1.200 m de altura, es el templo más famoso, sagrado y venerado de Chiang Mai. Accesible en un corto trayecto en moto de una media hora, por una preciosa carretera de curvas con unas vistas espectaculares de la ciudad, el lugar tiene un encanto muy especial que se ve incrementado de forma muy notable cuando cae la tarde. Mientras el Sol languidece y se encienden los focos del templo, los monjes, jóvenes y mayores, salen a rezar en grupo para el deleite de turistas  y curiosos que no quieren perderse este momento mágico en su viaje al Norte del país.

Durante más de una hora los monjes rezan en grupo, primero por el exterior de la Stupa principal del templo y después en el interior de una de las innumerables viham, algo así como las capillas de las iglesias, dedicadas a la ofrenda y oración de su santidad Lord Buda. 

La verdad es que he subido varias veces a Doi Suthep y el lugar tiene mucho encanto. Por las vistas, por el lugar donde se encuentra en medio de la montaña, por las relucientes y doradas Stupas, por las cientos de estatuas, pequeñas y grandes dedicadas a Buda, ya sea el Buda esmeralda, el Buda reclinado (en honor al momento de su muerte) y por los miles de detalles de arte y decoración que tiene todo el complejo, inabarcables en una sola visita. También hay que decir que se ha convertido en un lugar tan y tan turístico que realmente hay ocasiones en que es mejor marcharse y dejarlo para otro día. Aunque bueno, una vez allí hay que decir que cuesta dejar el lugar y uno acaba aguantando las multitudes como buenamente puede...