Entradas populares

Chiang Mai, de nuevo

Bueno, el caso es que aquí estoy, intentado asomar la nariz en este rincón asiático. He notado CM un poco cambiada. A ver, seguir, todo sigue en su sitio, pero veo cada vez más gente, cada vez más coches, cada vez más expats de retiro dorado, cada vez más tráfico, más motos, más humos, más basura, más suciedad, más… de todo. Un caso raro el de Chiang Mai. No llega a ser como esas ciudades asiáticas donde la vida corre que vuela y todo se consume rápido, sin pensar, con la gente yendo de aquí para allá en un baile sin fin de ruidos y masas de gente, a cualquier hora, en cualquier momento. 

Sawasdee Thailand

Wat Doi Suthep, Chiang Mai, Thailand
Después de casi 2 años aterrizo de nuevo en Tailandia. En unas circunstancias muy diferentes. Hace dos años, huyendo literalmente de la India, todo lo que me encontré en Bangkok, punto de entrada habitual, me parecía civilizado, limpio, ordenado. Esta vez, viniendo de España, que es Occidente al fin y al cabo, ha cambiado un poco mi visión idílica del país. La primera impresión cuenta, pero por comparación, el resultado inicial siempre depende de dónde vengas. Si llegas escapando de los agobios, de la pobreza y la miseria, del acoso y derribo permanente que nos supuso la India, todo te va a parecer un paraíso. Si llegas de otro lugar bien diferente, a lo mejor la cosa cambia un poco…

Cameron Highlands, Montañas de Malasia

Cameron Highlands es un lugar atípico de Malasia. La verdad es que no te esperas que en una península como la malaya, de apenas unos 200 km de ancho y rodeada por mares tropicales, pueda haber justo en su centro una zona de montaña, con vegetación mediterránea, con pinos y abetos y en donde por la noche te tengas que poner un polarcito porque el termómetro pueda bajar hasta los 15 grados. Si, ya sé que no parece mucho frio, pero teniendo en cuenta que en el resto del país puede llegar fácilmente a los 40, pues parece un poco más normal que sorprenda nada más llegar.

Kota Bharu, viajar, viajar, viajar...

Kota Bharu. Tenía la duda sobre si escribir algo sobre este lugar. La "lógica" viajera me decía "Bah, ¿para qué?, total, no hay nada de interés. ¿Que vas a contar de esta ciudad perdida en un rincón de Malasia? Poca cosa la verdad...

Todo esto me dio que pensar. ¿Qué es lo que es interesante en un viaje? Difícil pregunta cuando entramos en el campo de la subjetividad. Por un lado parece que viajar se parezca cada vez más a coleccionar.