Entradas populares

Meditate and Run


Meditate

Extracto del libro de Osho “Los Misterios de la Vida”


…Muchas veces les ha ocurrido a corredores… Tú puede que pienses que correr no sea una meditación, pero los corredores sienten unas tremendas experiencias meditativas. Se sorprendían, porque no lo estaban buscando, ¿Quién cree que un corredor va a experimentar a Dios?... Pero ha ocurrido, y ahora correr se está convirtiendo más y más en una forma de meditación. Puede ocurrir corriendo: si alguna vez has corrido, si has disfrutado corriendo por la mañana temprano cuando el aire es fresco y toda la gente está regresando del sueño, despertando y tu corriendo, tu cuerpo funcionando maravillosamente, el aire cortando tu cara, y el mundo renacido de la oscuridad de la noche, todo cantando a tu alrededor, y te sentías tan vivo… Llega un momento en que el corredor desaparece, solo queda el correr. Cuerpo, mente y alma empiezan a funcionar juntas; de repente, se produce un orgasmo interno. Los corredores han llegado muchas veces a experimentar la turiya, la cuarta, la suma de las tres anteriores, cuerpo, mente y alma, aunque no se dan cuenta porque piensan que han disfrutado del momento a causa del correr, porque es un día precioso, porque el cuerpo estaba sano, el mundo era maravilloso y estaban de cierto humor. Pero si se dieran cuenta, mi propia observación es que un corredor puede acercarse más a una meditación que cualquier otra persona. Correr puede ser de una inmensa ayuda…”

Salàs de Pallars, un lugar en el mundo


Hace muchos años, cuando estaba de moda ir a ver películas de cine "intelectual" no sé cómo fui a ver una de aquellas películas raras que daban en los Multicines de Bilbao. De esas que empezaban a las 10 y media de la noche y la ponían en la sala más pequeña de todas. Después, lo mejor era cuando escuchabas a la gente entendida hablando de la peli en cuestión y soltaban aquello de “la película es buena, eso sí, lo mejor es que tiene muy buena fotografía". Aclaración, gente entendida: dícese de aquellos sujetos o sujetas que visten chaqueta de pana, gafas de pasta y barba de 3 días (las sujetas sustituyen la barba por medias estilo Caponata) Se apoyan ladeados en la pared y te miran a los ojos condescendientes y murmurando una especie de “mmmm eso ya lo sabía yo”. Si además la película era argentina y apenas entendías a los boludos lo que decían (algunas llevaban subtítulos!), pues todavía mejor.

13/01/2013: 30.000 y 40



Puede que sea casualidad, puede que no. Para mí, que siempre estoy fijándome en los números, creo entrever algunas casualidades entre estas dos cifras, pero de esas que no lo son tanto. Hoy 13 de enero del 2013. Mucho trece, diría alguno. Pues sí. El 13, número maligno para algunos, impar, raro, extraño, primo, séptimo número de la famosa serie de Fibonacci (mmm 7, también primo). El 13, compuesto por el 1 y el 3, primos ambos a su vez. ¿Sigo?

Como nací en día 13 siempre me cae algún vacile de estos. Además este año también es el 13 y por otros motivos muchos dicen que será terrible. Pues nada, yo para llevar la contraria tengo el pálpito de que para mí será magnífico. De momento he entrado con buen pie y cumplo años. 20, por segunda vez jeje. Y también cumplo 30.000, estas son visitas a mi Blog. Un Blog que en tres años llega a 30.000 visitas no parece tampoco gran cosa, pero teniendo en cuenta la progresión, pues parece que la cosa marcha (el primer año, 1.000, el segundo 11.000, el tercero 18.000, no está mal...)

Así que hoy un post cortito de celebraciones. En uno de mis últimos días por mi pueblo. Este pueblo al que le dedicaré un post completo en breve. Pero eso será, como decían antes en famosas series de TV, en el próximo capítulo. De momento, felices 30 mil y 40!

Life is beautiful!



Folio en blanco. Este es mi estado ahora mismo. La maldición del escritor, la más temida y odiada. Porque se puede estar, permanecer impasible, contemplar un folio en blanco y no pasar nada. Porque a quien nada tiene que decir, poco le importa que no se diga nada. El problema es cuando hay mucho por decir, no porque sea más o menos interesante, más o menos o importante, eso es secundario y opinable, sino porque sale de dentro, porque sale a borbotones, porque las frases se agolpan en la mente sin respiro, justo cuando no tienes ningún medio para atrapar toda esa inspiración, todo ese torrente de ideas y emociones expulsado hacia afuera como un big bang desde el fondo de tus agujeros más negros... Y después, una vez aposentado, retomada la calma, con todo a tu favor, nada sale por estos dedos que repiquetean nerviosos ante el teclado, que van y vienen, leen y borran, apagan y regresan, al cabo de unas horas, o quizá unos días, quién sabe si unos meses o nunca más...

Esta mañana así me he sentido, montado en mi bici, haciendo una de mis últimas (esta vez de verdad) rutas por la zona, despidiéndome de mis montañas, de mis valles, ríos y lagos. Al menos de momento, quién sabe si en un futuro vuelva a existir una nueva oportunidad. Subía, sudaba, bajo un tenue pero radiante Sol de invierno, por fin aparecido tras días de esconderse. Y pensaba. Pensaba en algo que leí hace poco. Un viajero que volvía de Nepal de un trekking de montaña decía: "iba con porteadores, 40 kilos en su espalda atados con una cinta a la cabeza. Se levantan los primeros, preparan la comida y recogen el campamento, cargan los bultos de sus clientes, salen cuando apenas ha amanecido y se van a dormir  cuando el Sol hace rato que ya se marchó. Aun así, cuando pasas a su lado sonríen. Y te preguntas: ¿por qué se ríe este tío si tiene un trabajo de mierda? Pues mira, sonríe porque la vida es bella. Así de simple. Y el puede entenderlo. Muchos de nosotros, no"

Pues sí, la vida es bella, a pesar de que  muchas cosas que no son bonitas ni perfectas, el saldo final es positivo siempre. Porque de todas las cosas se aprende, sobre todo de los errores. Y porque siempre, aunque haya expertos en decirnos que no habrá un mañana, siempre, siempre, siempre existe ese mañana. Cada día nace de nuevo y hace que tú nazcas de nuevo. Así que ¿Por qué no sonríes? Hoy existe una nueva oportunidad para ti. ¿Vas a quedarte en casa renegando de lo que pasó ayer y temeroso de lo que está por venir? El pasado ya no está, el futuro aún no llegó. Sólo existe hoy, nada más. Vive como si fuera tu último día, no es un tópico, ¡funciona!

El pasado fue muy bonito, el futuro es intrigante, pero hoy es el día más maravilloso de tu vida. No lo olvides!