Entradas populares

Conducir en Tailandia, ese arte

Para aquellos que nunca hayan pisado Asia, la conducción aquí nada tiene que ver con la que estamos acostumbrados en Europa. En general, el respeto a las normas es escaso, a veces esas normas están poco claras o directamente no existen y en general conducir o ser conducido es una experiencia por la que todos hemos de pasar alguna vez e incluso, tener algún que otro "sustito".



Y eso que estoy hablando de conducir en Tailandia, país en el que vivo actualmente, en el que a pesar de que existe un cierto caos, nada tiene que ver con hacerlo en Vietnam, o Camboya por ejemplo y ya no digamos la India. Aquí, para NO variar, la India siempre es caso a parte...

Mae Hong Son: la joya escondida del Norte de Tailandia. Mae Hong Son: The hidden gem of Northern Thailand

Wat Chong Kham
Mae Hong Son es una pequeña y coqueta ciudad que se encuentra bien escondida en el extremo Noroeste de Tailandia. Limitando con la frontera birmana, durante muchos años ha estado más cerca de sus vecinos birmanos que de la propia Tailandia. De hecho, todo el área perteneció a los primeros reinos Lanna, el embrión de lo que más tarde sería el reino de Siam (la Tailandia de hoy) y en toda la provincia la etnia predominante es la Tai Yai, más conocida como Shan en la actual Myanmar, junto con otra de las etnias más famosas por su tormentoso pasado y presente: los Karen.

Mae Hong Son is a small and charming city located in a secluded corner at the far Northwestern Thailand. Bordering Burma for several hundred kilometers, during many years the city was closer to Burma than it was to Thailand. In fact, some centuries ago, all the area belonged to Lanna Kingdoms, the first ancestors of Siam Kingdom and  precursor of  today's Thailand. In all the province, the main ethnic group is Tai Yai or Shan, the same as in neighbouring Myanmar's Shan State, together with another of the more famous ethnic group due to its uneven and disturbing past and present: The Karens. 

Mae Sam Leap: Un viaje a otro mundo a orillas del rio Salween. A trip to another World in the banks of Salween River

Mitico Salween. Mighty Salween

Este es el primer post bilingüe inglés-español que voy a escribir en el Blog. Hay dos razones fundamentales para ello. Una es que no quiero perder la costumbre de escribir en inglés, lo cual es bastante difícil viviendo en Tailandia, donde poca gente habla el idioma. Otra es intentar ampliar mi red de seguidores, ya que con mucha gente que me encuentro en los viajes y quieren saber qué es lo que hago, se encuentran con la barrera idiomática para poder leer mis escritos. ¡Así que vamos a intentarlo!
For the first time in this Blog, I'll write the post both in Spanish and English. Two are the main reasons for that. The first is that it’s difficult living in Thailand to use English in the day to day life. Common people, as a rule, don`t speak fluent English and even less they write it. The other one is that I want to reach another type of followers, people from English speaking countries and also people I have met during my travels. Sometimes it’s interesting to tell them that I write in a Blog but at the end language barrier becomes an issue for them to keep the interest in the long term. So, let's try and see what it comes out from this!

Templo de Doi Saket y Lago Mae Kuang

Una buena escapada de Chiang Mai en moto, sin tener que hacer muchos kilómetros es la zona de Doi Saket. Saliendo por la carretera 118 por el Noreste de la ciudad, después de tragarte un buen tráfico (inevitable en esta ciudad salgas por donde salgas), al cabo de unos pocos kilómetros empiezas a disfrutar del paisaje montañoso y verde, con la montaña de Doi Suthep a la izquierda y viendo ya la colinita de Doi Saket a lo lejos. 

El pueblo de Doi Saket no tiene mucho en sí, son las dos típicas calles en cruz de cualquier pueblito de Tailandia con mercado y tiendecitas desperdigadas a ambos lados.

Subiendo la colina, encontramos el templo, bueno, el complejo más bien de templos, salas de estudio y residencia de los monjes que allí habitan. El lugar, si vas un día entre semana es muy posible que no haya apenas turistas y que te encuentres con los monjes, vestidos en sus ropas naranjas, dando vueltas por allí. Alguno se te acercará y es posible que te pregunte aquello que de dónde eres. Ante la inevitable respuesta se producirá el inevitable comentario: "ohh, Meeessssiii". En fin, qué le vamos a hacer...

El Loy Krathong y Yee Peng, dos festivales para sentir la esencia de Tailandia


El Loy Khratong y Yee Peng es uno de los festivales tailandeses más importantes y famosos que se celebran a lo largo del año. Tiene lugar a mediados de Noviembre, justo el fin de semana que coincide con la luna llena y el motivo de celebración de este festival es despedirse de la época de lluvias, y dar la bienvenida a una nueva época seca, o fría, o invierno, si bien ojo, aquí invierno significa que las temperaturas son cálidas, apenas hay humedad y se disfrutará de unos meses con un clima genial, con unos 24-28º de media y días de Sol que poco a poco irán dando paso al nuevo año, el Songkran, otro de los festivales famosos, por no decir, el mayor de todos, que se celebra siempre a mediados de abril.

Marruecos, tan cerca y tan lejos


Hace mucho mucho que visitamos Marruecos, casi 4 años. ¿Y por qué se me ha ocurrido escribir de ella precisamente ahora? Pues bien, fue hace unos días, revisando fotos, intentando recuperar o más bien saber cuáles son las que he perdido definitivamente del crash que dejo a mi portátil al borde de la tumba, que me encontré con que milagrosamente las de Marruecos se habían salvado. Por los pelos eso sí, porque de momento fotos más antiguas del 2009 apenas me quedan. O al menos hasta que recupere los CDs que tengo por ahí olvidados creando polvo en algún trastero... Bien que me desvío, vi entonces las fotos de Marruecos y me vino a la memoria este gran viaje, en todos los sentidos, que hicimos en la Navidad 2009-2010. Un viaje casi iniciático. Porque por un lado era la primera vez (y de momento la última por desgracia) que poníamos el pie en el continente africano. Por otro lado porque ahora lo veo, en este viaje salieron a relucir delante de mí, como un espejo, todos aquellos clichés, prejuicios y tabús sobre el mundo árabe que guardaba bien dentro, escondidito y camuflado bajo las poses de chico bien educado que se supone ha de ser solidario-no racista-amable-etc-etc con las culturas tradicionalmente maltratadas en nuestra piel de toro.

Anochece y el mundo se detiene en Doi Suthep

Estupa principal de Wat Doi Suthep
Pues así es. Doi Suthep, colgado en lo alto de la montaña a la que da nombre a 1.200 m de altura, es el templo más famoso, sagrado y venerado de Chiang Mai. Accesible en un corto trayecto en moto de una media hora, por una preciosa carretera de curvas con unas vistas espectaculares de la ciudad, el lugar tiene un encanto muy especial que se ve incrementado de forma muy notable cuando cae la tarde. Mientras el Sol languidece y se encienden los focos del templo, los monjes, jóvenes y mayores, salen a rezar en grupo para el deleite de turistas  y curiosos que no quieren perderse este momento mágico en su viaje al Norte del país.

Durante más de una hora los monjes rezan en grupo, primero por el exterior de la Stupa principal del templo y después en el interior de una de las innumerables viham, algo así como las capillas de las iglesias, dedicadas a la ofrenda y oración de su santidad Lord Buda. 

La verdad es que he subido varias veces a Doi Suthep y el lugar tiene mucho encanto. Por las vistas, por el lugar donde se encuentra en medio de la montaña, por las relucientes y doradas Stupas, por las cientos de estatuas, pequeñas y grandes dedicadas a Buda, ya sea el Buda esmeralda, el Buda reclinado (en honor al momento de su muerte) y por los miles de detalles de arte y decoración que tiene todo el complejo, inabarcables en una sola visita. También hay que decir que se ha convertido en un lugar tan y tan turístico que realmente hay ocasiones en que es mejor marcharse y dejarlo para otro día. Aunque bueno, una vez allí hay que decir que cuesta dejar el lugar y uno acaba aguantando las multitudes como buenamente puede...

Las dos grandes corrientes del Budismo: Theravada y Mahayana

Sigo con el tema de Budismo. En la anterior entrada me quedé describiendo las dos grandes corrientes Budistas, la Mahayana y la Theravada. Pero quizá antes de poder seguir con esto, tenga que explicar algunas cosas más. Bien, partimos de que Buda se iluminó, es decir, alcanzó el Nirvana, la comprensión completa, el despertar y la liberación del alma o karma. Entonces terminó su existencia, es decir, murió, pero no sólo su persona física, también su alma, ya que ya había cumplido con su cometido en la vida. ¿Qué significa todo esto?, se estará preguntando alguno. No suframos, yo todavía sigo haciéndolo...

El Budismo postula que la vida es sufrimiento, que el alma humana, o karma, vaga por los siglos y milenios reencarnadose en cientos, miles de formas de vida. A diferencia del Cristianismo, en el que la resurrección de los muertos sólo ocurre una vez y ésta significa que la persona, tal y como la conocemos, revive literalmente, con su misma personalidad, rasgos físicos, conciencia, pensamientos y personalidad, en el Budismo la reencarnación es un concepto un poco diferente. El karma, una entidad incorpórea y etérea, se reencarna pero por medio de una especie de apropiación (no sabemos si indebida o no) de alguna forma de vida, pasada o futura y no siempre necesariamente humana.

El Budismo, lo que yo he entendido de esta ¿religión?, ¿filosofía?

Sukhotahi, Tailandia
Hace tiempo que quería escribir sobre Budismo, una parte fundamental de la historia y de la cultura para entender el continente asiático. Vaya por delante que no soy para nada ningún experto y que la información que tengo es un poco mezcla de lo que he ido aprendiendo estos años, de algunos libros sobre el tema que he leído, de algunas películas y documentales, también de tirar un poco de internet o de lo que he visto en vivo y en directo en mis viajes a Asia, sobre todo de lo que veo ahora que vivo en Tailandia desde hace casi 6 meses.

Bien, empiezo que no es fácil saber por dónde. Lo primero en primer lugar. El Budismo no es una religión, al menos tal y como nosotros, los occidentales (y omitiré ya a partir de aquí lo de occidentales) entendemos una religión. No existe un Dios creador, divino hacedor de todas las cosas y del Universo. Buda no es considerado como tal por sus seguidores, sino más bien un maestro del cual entender y del que aprovechar sus enseñanzas. Creo que en el ideario budista, el concepto de Dios como ser supremo hacedor de todas las cosas no existe. ¿Las razones?

Pu Chi Fa, un balcón a las montañas de Laos

Al extremo norte de Tailandia, en la parte más oriental y lindando con la frontera con Laos, la carretera 1.093 es una de las más espectaculares de todo el país. Es una carretera de altura, sube sube y sube, serpenteando por un inmenso valle y con unas vistas espectaculares de montañas en la lejanía y verdes prados allá por donde se mire. Nosotros hicimos la ruta en el sentido contrario al que suele ser habitual, viniendo desde Chiang Kham, llegando hasta el mirador y subiendo a la montaña del Pu Chi Fa. Tuvimos mala suerte porque justo en el momento de subir a la cima, las nubes hicieron acto de presencia y nos fastidiaron lo que muchos dicen que es el mirador más espectacular de todo el Sudeste Asiático. Mala suerte! Bueno, al menos vivimos aquí, aunque sea a casi 300 Km, para poder volver en cualquier momento.


Nan, relatos desde el infierno

Cuidado, no nos asustemos, no hemos estado en el infierno, ni que nadie piense que Nan lo es. Esta ciudad en el oeste del norte de Tailandia fue una de nuestras escalas en un viaje de 8 días en moto que hicimos este verano de 2013.

Casi 1.000 kilómetros de moto en una semana dejan baldado a cualquiera, así que nos tomamos un día de descanso en Nan, cuidad que nos dijeron tenía cierto encanto. El lugar tiene templos bonitos pero sin exagerar, el río le da un toque de ciudad ribereña (qué obvio no?), así como adormilada, como atontada. La gente se sentaba en las escalera-terraza, sin más motivo al parecer que el el de contemplar tranquilamente como cae la tarde y las calles iban poco a poco perdiendo público y lugares abiertos cuantos más minutos pasaban de la hora de la puesta de Sol, allá por las 7 de la tarde en pleno mes de Agosto. 

Mae Sai, más allá de las fronteras físicas


Mae Sai es la ciudad más al norte de Tailandia. Bueno, más que ciudad diría que es el último conglomerado habitado antes de llegar a Birmania. En realidad, ciudad, lo que se dice ciudad en el sentido en el que lo entendemos nosotros los occidentales, no se parece mucho a una. Vamos a dejarlo en núcleo de civilización, y así, no hacemos daño a nadie...

Mae Sai tiene mucho más que contar de lo que pudiera parecer de inicio. Al venir de vacaciones a Tailandia, es fácil pasar por alto las singularidades de los puestos fronterizos. Cuando uno vive aquí durante temporadas, acaba inevitablemente teniendo que "vérselas" con la burocracia de un país asiático y para poder seguir residiendo en el país, ha de realizar ciertos rituales como el de ir a "fichar" cada cierto tiempo a la frontera. Salir del país y volver a entrar para renovar el visado es una práctica habitual. No me preguntéis el por qué, pero es así como funciona.

Bien, pues Mae Sai es uno de los 3 puntos que Tailandia tiene abiertos con su país vecino del oeste hoy llamado Myanmar, de toda la vida Birmania. Extraña un poco que en una línea fronteriza de más de 1.000Km que se extiende desde el Triángulo de Oro hasta el istmo del Kra, ya bien entrada en la península de Malaca, estos dos países sólo compartan 3 puestos fronterizos. Razones hay varias. 

Una de ellas ha sido el tradicional recelo entre ambos, ya que durante siglos batallaron en el control de muchas zonas territoriales que fueron pasando de manos; ahora en poder de los reinos thais, luego en manos de los birmanos. Por otro lado, y ya en el siglo XX, Birmania fue (y ha sido hasta hace muy poco) el país mas cerrado al exterior junto con Corea del Norte. Durante más de 50 años, una dictadura militar aisló al país y las sanciones económicas de Occidente tampoco ayudaron mucho. Birmania, Burma, la "Golden Land", el país donde no había pobres, donde todo el mundo recibía educación hasta la llegada del Raj británico, degeneró en un estado arruinado y decrépito gobernado por oscuros y corruptos generales que se llenaron los bolsillos a costa de la explotación de sus innumerables recursos naturales (gas, petróleo, piedras preciosas, madera) y de la más humillante represión de las minorías étnicas de la periferia del país (los Kachin, Karen, Mon, etc.).

Horas Danau Toba (I)

Jeloouuuu, jaur ar yuu misterrrr? Guer yu goin? Guats yor neim? Jau lon yu jierr Indonisissia??
 

(Para los que el inglés lo dominan si es bajito y se deja: Hola señor, como esta señor? a dónde va? Cuál es su/tu nombre? Cuánto tiempo lleva en Indonesia?)

Cada mañana, mediodía, tarde o noche, estos son extractos de los diálogos que los lugareños de Toba nos dedican a los extranjeros. Una y otra vez, mayores o pequeños, hombres o mujeres nos saludan con este marcado acento indonesio al hablarnos su ingles chapurreado. Al pasar por la calle, desde una ventana o balcón, al pasar de una moto, o un autobús lleno de gente, en un bar... A veces hasta por inercia, es ver un guiri y parece que a algunos automáticamente se les ponga en "on" el modo "hello misssterrrr". Otras veces, la mayoría, lo hacen con la sonrisa y la inocencia de quien solo espera a cambio otro saludo amable o la devolución del gesto con otra sonrisa. Así de simple. ¿Para qué vamos a estar mal pudiendo estar bien? ¿Por qué enfadarse si puedo estar contento? ¿Por qué poner mala cara cuando puedo sonreír? Pues así son las cosas. Esta gente de pasado dramático y futuro más que oscuro, ve pasar la vida saludando desde el balcón, comiendo a todas horas sin preocuparse, rezando cuando toca y cantando casi siempre. Esta es la filosofía que gastan por aquí, casi casi igualito que por allí. ¿Verdad que no?? ¡Pues no!


200 posts (y parte II)

Enero-Abril 2013

Que tendrá de raro esta vida que las cosas largamente anheladas años atrás terminan produciéndose ni cuando toca ni cuando ya se las espera. O sí. 

Durante algunos años de instituto, recuerdo que anhelaba ser mayor, tener dinero y poder comprarme los discos de Dire Straits. Cosas de adolescencia... Pues bien, cuando lo tuve, al menos un poco, o ya no me gustaban los chicos de Mark Knopfler, o peor, ya no había discos! Primera vez tarde.

Bilbao, mi Bilbao de toda la vida...
Mucho después suspiré durante tiempo por acabar la carrera, tanto, que cuando este momento efectivamente llegó, casi fue tan de trámite que apenas lo celebré, hasta el punto que ni siquiera me hice foto de la orla, hecho este por otra parte, que aun a día de hoy lamento un poco. Dos veces tarde.

Después, una vez en BCN, estuve durante una época tontamente suspirando por volver a Bilbao. 

Al cabo de más 10 años, al volver de forma temporal, me encontré con sensaciones encontradas tan recurrentes en todo emigrante. Los primeros días todo es maravilloso, te preguntas como puede ser que hayas tardado tanto en darte cuenta y de que quizá ya es hora de dejar de dar tumbos por el mundo y en la vida. Al fin y al cabo, si el 95% de la gente que conoces siguen aquí y son felices, ¿por qué tu no? 

Pero el hechizo dura lo que a Cenicienta le tarda en llegar la medianoche...

200 posts (parte I)

Sin casi darme cuenta, han pasado 3 años y 200 posts desde que en 2010, abrí este mi pequeño sitio, mi rincón desde el que relatar mis experiencias por el mundo.

3 años de viajes, cambios, idas y venidas, encuentros y grandes vivencias que jamás olvidare, y que gracias a este Blog podre recordar en todo momento, cuando el paso del tiempo haga desvanecerse la memoria y los recuerdos.

Todo comenzó un febrero de 2010, y de alguna forma se cierra ahora, más de 3 años y medio después con otro proyecto de vida y trabajo que ni yo mismo podía imaginar hace tan solo pocos meses. Aún recuerdo como una profesora del master me dijo, en el último momento de la última clase, una frase a la que en aquel momento no preste mucha atención, pero que se me quedó grabada: "Tómate el tiempo que necesites para encontrar que es lo que realmente quieres". Mientras tanto, yo andaba con la cabeza perdida en mi inminente viaje a Sudamérica, de un previsto mes y medio de duración. Pensaba que ese tiempo sería suficiente para despejar todas mis dudas y vislumbrar un nuevo futuro. "Igual no son 2 meses sino 4 o 6" llegó a decirme, intuyendo ella casi mejor que yo, que la tarea que tenía por delante era de tal magnitud que se prolongaría durante un tiempo que apenas podía intuir en aquel momento. Yque no serían 2 ni 4 ni 6 ni 10; Al final la búsqueda se prolongaría en espacio y tiempo a lo largo de miles kilómetros y durante más de 40 meses. Idas, venidas, dudas, preguntas, viajes y kilómetros después, mi nueva vida me esperaba en un remoto lugar a casi 12.000 kilómetros de distancia: Singapur. En cierta forma, esa búsqueda continua abierta, como el proceso mismo de la vida, en continuo cambio aunque a veces tengamos la falsa ilusión de que todo permanece. Aunque por suerte o quizá desgracia, es tan sólo eso, ilusión...

Este es un resumen de las etapas de estos más de tres años, en los que por suerte he podido ir relatándo em mi fiel amigo y compañero, este Blog mío que viaja y vive conmigo allá donde el destino me lleva. Aunque creo que mejor dicho, allá donde yo imagino y proyecto ese destino que finalmente se convierte en la realidad, porque aunque no lo parezca, tenemos esa capacidad de nosotros mismos ser capaces de fabricar nuestro propio futuro, para lo bueno y lo malo. Lo que pasa es que nos cuesta tanto creérnoslo y esta desconfianza en nosotros mismos nos lleva a tantos disgustos, a tantas insatisfacciones...


Berastagi, los Karo Batak, volcanes y observaciones auto reflejas (II)

Gunung Synabung (2490m)

El segundo volcán es el que aquí dejan a los "pros". El día del Sibayak había visto al guía que trabajaba con la guesthouse donde me alojaba, como llevaba a dos familias de suizos al volcán y me dije a mi mismo que si aquel chavalín era el que tenía que sacarme las castañas del fuego en una montaña más compleja como el Synabung, iba listo. Un tipo chaparro y de aprox 1,50m, zapatillas de goma con tacos y bermudas de Rambo no es la imagen que me viene a la cabeza al pensar en un guía de montaña. Poco sabia en ese momento que al cabo de dos días, me daría de nuevo de bruces contra mis propios prejuicios cuando la cosa va de "quien es quien" en la montaña. 

Berastagi, los Karo Batak, volcanes y observaciones autoreflejas (I)


Caldera del volcán
Berastagi, a unos 70 kilómetros de Medan, se eleva en las colinas de las Karo Highlands, una comarca, autonomía, casta, región o a saber qué tipo de entidad socio-politico-cultural dentro de Sumatra Utara (Sumatra del Norte). Los Karo son una de las muchas etnias que componen los Batak, un pueblo ancestral del interior del norte "sumatreño" que cuando fue descubierto por Occidente hace casi 300 años, causo sensación y susto por sus prácticas canibalisticas. Estas costumbres quedaron en desuso hace tiempo y por suerte para nosotros, ya no hemos de temer ser capturados y degollados por alguna desalmada tribu que cociera nuestra cabeza entre rodajas de pepino, salsa de curry y chili picante (parece que este era el proceder).

Indonesia


Quieren hacerse fotos a todas horas...
Sumatra, Java, Borneo, Sulawesi, Papúa, Bali, Lombok... quien no ha oído alguna vez estos nombres?  Quien no ha dejado correr la imaginación pensando en estos remotos lugares, preguntándose si serian realidad o ficción, historia o leyenda.
 
Todos ellos pertenecen a una misma entidad llamada Indonesia, un país inabarcable en todos los sentidos. 17.000 islas, 240 millones de habitantes, una extensión de más de 5.000 km a lo largo del ecuador, mas de 2.000 km de Norte a Sur... Quien da más?
 
Lo primero y quizá mas difícil que uno ha de hacer con Indonesia es aceptar su enormidad, su grandiosidad. Asumir que no somos eternos ni superhéroes y que jamás podremos llegar a abarcarlo ni asimilarlo en su totalidad. Ni física, ni cultural ni emocionalmente.

Las etnias minoritarias de Tailandia

Tailandia es un pais muy diverso culturalmente. De los aproximadamente 65 millones de habitantes, se calcula, que en cuanto a religión se refiere, existe alrededor de un 90% que profesa el Budismo. Si bien el pais es homogéneo en cuanto a "religion" (y lo entrecomillo porque aquí el Budismo es visto más como una filosofía de vida que como una religión en el sentido tradicional), existen más de 110 etnias, cada una de ellas con su cultura, sus creencias, sus vestimentas, ritos ancestrales y hasta su propio idioma.

Las etnias Thai Central (centro del país) y Lao-Isan (al Este, en la frontera con Laos) conforman mas del 60% de la población, siendo de lejos los dos grupos mayoritarios y lo que hoy entenderíamos como "un tailandés tradicional". 

Si nos vamos hacia el Sur, encontraremos muchos grupos de etnia Malaya, producto de su cercanía con la frontera con Malasia, donde por influencias culturales es muy normal ver a personas profesando el Islam.

Y si nos movemos hacia el Norte, será donde encontremos la mayor diversidad de grupos. Son las aquí llamadas "Hill Tribes" o tribus de las montañas, pequeñas etnias originarias del Tíbet y de China y que se fueron asentando en estas regiones a lo largo de los siglos (también en el Norte de Myanmar, Laos o Vietnam se da el mismo fenómeno).

Mon, Karen, Shan, Akha, Hmong, Lisu, Lahu son solo algunas de estas etnias locales que mantienen firmes sus costumbres, sus creencias animistas y su propia lengua y que dan una riqueza, colorido y diversidad cultural difícil de encontrar en otras regiones del planeta. Su integración dentro de la nación thai no es ni ha sido sencilla. La presión de los diferentes gobiernos, la adaptación a un mundo rápido y cambiante y la pobreza han conducido a muchos de estos grupos a medios de vida basados en la explotación turística de sus pueblos como meros espectáculos circenses y a veces a drogas o prostitución como únicas salidas económicas en un entorno a veces demasiado hostil.

Las etnias de Tailandia constituyen uno de los bienes más preciados de la cultura thai y en un viaje al país de las sonrisas no deberíamos perder la oportunidad de conocer un poco más sobre ellas.



Golden Triangle, en moto por el Norte de Tailandia (y II)


Día 3, de Mae Sai a Chiang Khong, 15.07.2013

Después de una noche de calores,  me despierto con un pensamiento. Visa Run. Que es esto? Pues un engorroso trámite por el que hemos de pasar los extranjeros que residimos en Tailandia pero que no tenemos aun visado de trabajo. Ir a fichar a una frontera, salir un momentito del país y volver a entrar? Por qué? No lo sé. Ha llegado un punto en que no trato de comprender todo lo que me rodea, tan solo lo imprescindible. Últimamente estoy por no propagar demasiado la entropía que genera mi existencia, así que me he convertido en un ahorrador energético de primer orden, vamos algo así como un moderno electrodoméstico clase A.

Golden Triangle, en moto por el Norte de Tailandia (I)


Todo el campo es un jardín al aire libre
Al norte de Tailandia, el Golden Triangle (Triángulo de Oro) es una de esas míticas rutas del Sudeste Asiático, llena de historias y leyendas, donde la confluyen las fronteras de Myanmar (antigua Birmania), Tailandia y Laos. A cualquier aventurero que se precie, la sola evocación del rio Mekong, el cultivo de opio, las solitarias y altas carreteras desde las que contemplar las montañas entre Myanmar y Tailandia, los poblados chinos allí huidos después de su derrota en la guerra civil de 1949, las tribus de las más diversas etnias (Akha, Karen, Hmong, Lisu…) desperdigadas en las altas colinas, los miles y miles campos de arroz, el verde de una naturaleza exuberante, el azul del cielo, las nubes de algodón,.... todas estas son razones más que suficientes para dejarlo todo, echarse la mochila a la espalda, subirse a lomos de una moto y prepararse para pasar unos 3, 4 o 5 días disfrutando de posiblemente el rincón natural y de mayor diversidad paisajística y cultural de todo Tailandia. Y mira que eso es difícil de decir en un país como este!

Ven a conocer el Triángulo de Oro

El Triángulo de Oro, en el extremo Norte tailandés, es el lugar dónde concurren las fronteras de los países de Tailandia, Birmania y Laos. El río Mekong, que nace a mas de 3.000 Km en la planicie del Tíbet, forma una frontera natural entre los 3 países de una belleza como pocas otras en el mundo.

Durante siglos el Triángulo de Oro fue testigo de caravanas, tráfico de opio y contrabando de esclavos. Hoy día, el gobierno tailandés ha propiciado un cambio en los hábitos de sus gentes, reemplazando el cultivo de la flor de la adormidera por árboles frutales y plantaciones de té y café. Esta ruta pretende mostrar durante 3 o 4 dias, la diversidad de paisaje de la región, con escarpadas montañas de caliza, solitarias carreteras que suben a las alturas, poblaciones con historia, etnias y tribus como los Akha, los Lishu, los Karen, y la presencia omnipresente del magnificio y mitico río Mekong, que nos acompañará por esas carreteras ofreciendo un paisaje magnífico e inolvidable.

enMoto por Tailandia te lleva al Triángulo de Oro

Chiang Rai, la bohemia

Chiang Rai es la última ciudad más al Norte de Tailandia. Mucho más pequeña que Chiang Mai pero con el mismo encanto, Chiang Rai aún conserva ese aire provincial de la Tailandia rural mezclado con nuevos aires de arte, cultura, música y gente joven.

Pero lo que Chiang Rai tiene por ofrecernos se encuentra sobre todo en su provincia. Montañas, ríos, trekkings a poblaciones tribales, cultura, el templo más peculiar y extravagante de todo Tailandia (Templo Blanco) y sobre todo las maravillas del Triángulo de Oro.

Es por eso que Chiang Rai es una visita indispensable para todo aquel que se acerca al Norte del país y qué mejor que descubir las maravillas que nos tiene reservadas, subidos en una moto.

Mae Salong

Mae Salong es una villa en lo alto de las montañas de la provincia de Chiang Rai, poblada por los descendientes de poblaciones chinas huidas en la década de los 50 del régimen de Mao Tse Tung. 

Después de la guerra civil china que llevó al poder al Partido Comunista, el movimiento nacionalista KMT (Kuomingtang) se vió obligado a abandonar el país por las persecuciones a las que fueron sometidos. La mayor parte huyó a la isla de Taiwan, desde la que intentaron recuperar el control de la China "mainland". Muchos otros huyeron a Myanmar, el norte de Tailandia y Laos y se asentaron hasta hoy en estas montañosas y fértiles tierras. 

Pasear por Mae Salong es como estar en China pero sin estar, con casas típicas, mercados y templos donde la cultura del gigante asiático se hace notar allá por donde caminamos.


Bangkok, la otra cara


City of Angels, Venice of the East, la ciudad de la joya eterna, la ciudad impenetrable del dios Indra, la magnífica capital del mundo dotada con 9 gemas preciosas, cientos de calificativos para esta mega urbe asiática cuyo nombre en thai se encuentra en el libro Guiness de los records por ocupar la cara entera de una hoja tamaño DIN A4, siendo por ello la ciudad con el nombre más largo del mundo. No es broma, el que quiera que lo compruebe...

Himno nacional de Tailandia

Hoy voy a hablar de Tailandia y de su himno nacional. Porque es una de las cosas curiosas y que a los occidentales, y más a los españoles puede sorprendernos. Es el fenómeno del himno nacional de Tailandia. Todos los días, es decir, TODOS, sin excepción, a las 8 de la mañana y a las 6 de la tarde, la vida se para en el país para escuchar por los altavoces de las principales calles de las principales ciudades y poblaciones, el himno nacional. Durante unos dos minutos, todo lo que uno estuviera haciendo, ha de dejar de hacerlo de forma automática y ponerse derecho, serio y en algunos casos hasta solemne para rendir su debido respeto al himno. Un himno que habla del pueblo, de lo felices que son, de la cultura thai y de su adorable rey. De hecho, Thailand significa en thai, el pueblo de las personas libres, que nos da una idea que los que se establecieron esta parte del mundo venían huyendo de algún lugar donde no lo eran, China muy posiblemente dicen los historiadores. 

Pai

Al norte de Tailandia, Pai es uno de esos lugares de referencia que no hay que perderse. Que hay gente? Si. Que puede que ya no sea aquel valle idílico entre montañas y brumas que debió ser cuando lo descubrieron los primeros turistas?  También. Que hay demasiado rollo hipilongo-rasta-cumbaya? Puede, pero creo no hace daño a nadie. O al menos no lo parece. Es verdad que quizá todos estos lugares acaben perdiendo la esencia frente a tanto turismo y sobre explotación. A pesar de todo, creo que Pai sigue conservando esa parte de encanto que supongo debió hacerle famoso en sus primeros tiempos. Y para nada es el Khao San del norte como dicen algunos. Por favor!





Chiang Mai, de nuevo

Bueno, el caso es que aquí estoy, intentado asomar la nariz en este rincón asiático. He notado CM un poco cambiada. A ver, seguir, todo sigue en su sitio, pero veo cada vez más gente, cada vez más coches, cada vez más expats de retiro dorado, cada vez más tráfico, más motos, más humos, más basura, más suciedad, más… de todo. Un caso raro el de Chiang Mai. No llega a ser como esas ciudades asiáticas donde la vida corre que vuela y todo se consume rápido, sin pensar, con la gente yendo de aquí para allá en un baile sin fin de ruidos y masas de gente, a cualquier hora, en cualquier momento. 

Sawasdee Thailand

Wat Doi Suthep, Chiang Mai, Thailand
Después de casi 2 años aterrizo de nuevo en Tailandia. En unas circunstancias muy diferentes. Hace dos años, huyendo literalmente de la India, todo lo que me encontré en Bangkok, punto de entrada habitual, me parecía civilizado, limpio, ordenado. Esta vez, viniendo de España, que es Occidente al fin y al cabo, ha cambiado un poco mi visión idílica del país. La primera impresión cuenta, pero por comparación, el resultado inicial siempre depende de dónde vengas. Si llegas escapando de los agobios, de la pobreza y la miseria, del acoso y derribo permanente que nos supuso la India, todo te va a parecer un paraíso. Si llegas de otro lugar bien diferente, a lo mejor la cosa cambia un poco…

Cameron Highlands, Montañas de Malasia

Cameron Highlands es un lugar atípico de Malasia. La verdad es que no te esperas que en una península como la malaya, de apenas unos 200 km de ancho y rodeada por mares tropicales, pueda haber justo en su centro una zona de montaña, con vegetación mediterránea, con pinos y abetos y en donde por la noche te tengas que poner un polarcito porque el termómetro pueda bajar hasta los 15 grados. Si, ya sé que no parece mucho frio, pero teniendo en cuenta que en el resto del país puede llegar fácilmente a los 40, pues parece un poco más normal que sorprenda nada más llegar.

Kota Bharu, viajar, viajar, viajar...

Kota Bharu. Tenía la duda sobre si escribir algo sobre este lugar. La "lógica" viajera me decía "Bah, ¿para qué?, total, no hay nada de interés. ¿Que vas a contar de esta ciudad perdida en un rincón de Malasia? Poca cosa la verdad...

Todo esto me dio que pensar. ¿Qué es lo que es interesante en un viaje? Difícil pregunta cuando entramos en el campo de la subjetividad. Por un lado parece que viajar se parezca cada vez más a coleccionar.

Islas Perhentians


Después de Singapur, vuelta a KL. Tramites de visados, papeles y demás y al día siguiente de nuevo en marcha. ¿Dónde ir? ¿Cuál sería el mejor circuito para poder ir a las islas, después a las montañas y finalmente marchar para Tailandia?

Pues bien, después de pensar y repensar, consultar mapas y mapas, de descifrar y memorizar nombres impronunciables, de situar estos en coordenadas a las que saber cómo llegar, al final, después de tanto trabajo, solo pudimos pasar una noche en el destino elegido: Las Islas Perhentians.

Singapur


Al llegar a la estación de Melaka con la intención de ir a Mersing para de ahí pillar un ferry a la isla de Tioman, en la costa este malaya, vimos que quedaban más de 3 horas para que este saliera. Vaya, parece que después de tanto tiempo estábamos un poco desentrenados de viajar y no nos habíamos acordado de que no siempre hay disponible lo que uno quiere y que un poco de planificación previa tampoco está de más. Pero bueno, esta vez ya no había remedio y dijimos, "Vaya, mal tema". Esperar durante 3 horas en una estación vieja y calurosa con asientos metálicos y con una alarma sonando cada dos por tres martilleándote el tímpano, no era el mejor de los planes en aquel momento así que… Si los planes no te gustan, pues siempre puedes optar por cambiarlos, ¿no?

Melaka, donde los chinos turistean en Chinatown



Puentecito sobre el rio y la catedral de fondo
Melaka o Malacca es una ciudad del Suroeste de Malasia, a unos 200 Kilómetros de Kuala Lumpur. Es un interesante lugar al cual escapar cuando los humos y ruidos de la capital ya empiezan a cargarte un poco. Un lugar para estar unos días tranquilo y perderse por entre las calles de su barrio más popular, Chinatown, y pasear por las orillas del rio al que da nombre. Una ciudad colonial que fue dominada por portugueses primero, después los holandeses y finalmente británicos, antes de que el país consiguiera la independencia, hace tan solo 50 años. Un importante y estratégico lugar de paso de comerciantes chinos, indios y europeos durante siglos. Hoy, al haber mejorado las comunicaciones terrestres y debido al auge del cercano Singapur, Melaka es más una referencia turística que otra cosa.

KL, Kuala Lumpur


Llevo unos días pensando por dónde comenzar a escribir, qué contar, qué decir, si centrarme en cada lugar visitado, con sus particularidades, o si bien hablar de las experiencias como un todo, como una sucesión de anécdotas, de pequeñas historias... Al final, no sabría decir el por qué, me he decidido a hablar de los lugares que hemos visitado de forma individual, al menos de momento me resulta más fácil así, intentar de alguna forma, afrontar el miedo escénico a la página (post en este caso) en blanco que me está persiguiendo estas últimas semanas.

desde mi rincón asiático

Aquí estoy de nuevo. En una esquinita del mundo a la que tenía muchas ganas de volver. Después de muchos meses de recuerdos, de anhelos, de ilusiones pospuestas y de sueños pendientes, retorno al Sudeste Asiático después de nuestra "campaña" 2010-11!

Escribo este post desde Kuala Lumpur, capital de Malasia. Hoy hace justo dos semanas que llegué aquí. Durante este tiempo he tenido y sentido todo tipo de sensaciones; muchos pensamientos y deseos de escribir lo que me iba pasando por la cabeza, pero el cansancio físico por un lado, el agotamiento de calor por otro, el ritmo frenético de las ciudades de esta parte del mundo y un sopor y somnolencia mental bastante agudos, me han impedido finalmente ponerme hasta hoy mismo.  Escribía pequeños bocetos, imaginaba relatos mentales por las noches, “¿Cuál será mi primer post?” pensaba los primeros días en KL, adormilado entre pastillas de melatonina para capear el Jet Lag (gracias Manelín!) y congelado o axfisiado a partes iguales en función de si el Air-Con estaba en ON u OFF. “¿Sobre qué será lo primero que escribiré?” intentaba decidir  mientras me despertaban inmisericordes los ronquidos de nuestros amigos los indios en un hostel barato y guarrindongo de Singapur. “¿Se me habrá ido la inspiración?” meditaba mientras el insomnio me torturaba en alguna noche fiestera de un café nocturno martilleando en la parte trasera de nuestro hotel, en la coqueta y colorida ciudad colonial de Malacca.

más de Bilbao

Las despedidas siempre son tristes, nostálgicas. Uno tiene la sensación de no saber, de dudar, y la tentación de preguntarse si ha tomado o no la decisión correcta. Nunca lo sabremos a priori. No puede ser de otra forma. Pero al final, con el tiempo compruebo que casi siempre es mejor dejarse guiar por la intuición. Menos mente racional y más escuchar lo que dice el corazón. Y éste ahora me dice que es tiempo de marchar. De emigrar hacia otras latitudes y de buscar allí otra vida. En el camino quedan muchas cosas. Proyectos, amigos, familia, recuerdos. Pero como me dijo un amigo hace unos días, también en el camino aguardan todas aquellas cosas que están por venir, esperando, allá lejos, donde quiera que sea. Asi que por qué lamentarse? Mas bien al contrario!

Turista en Bilbao

La pasada semana santa me puse el disfraz y me pasé unos días haciendo de turista por Bilbao. 

Es curioso, sentí una extraña sensación. Ni turista, ni residente más o menos "permanente" y con una especie de "verguenza" o sensación de estar haciendo algo extraño cuando me paraba a echar alguna foto de estos nuevos edificios y paseos tan espectaculares que han convertido a Bilbao en una especie de NY europeo (toma ya!, no viviré aquí, pero sigo conservando intacta mi capacidad productiva de "super-bilbainadas")

Aquí dejo un reportaje de uno de mis (intuyo) últimos paseos por el Botxo. Admirando la nueva arquiectura, a la vez que recordando viejas calles y rincones de toda la vida. Ese aroma que se desprende de una ciudad que se reinventa cada día, pero que sigue conservando la magia de las cosas de siempre. En el fondo, que menos podria decirse de "la capital del mundo"

Trabajo y buen rollo

Hoy me decido a hablar de un tema que se ha vuelto nuestra/mi mayor preocupación: Conseguir y mantener un trabajo. Un trabajo que te proporcione dinero, si si, vamos a decirlo claramente. Si para vivir se necesita dinero, pues a cambio de tu tiempo, dedicación y conocimientos eso es lo que esperas conseguir. Al menos en una estadio inicial. Después, está claro que si sólo es dinero lo que buscas, podrás ser más o menos feliz en tu trabajo y si al final de mucho tiempo, tu trabajo no te gusta, es muy posible que ya ni el dinero pueda retenerte en él. Pero inicialmente, se recibe dinero por trabajar, ¿no?

Orduña y Tologorri

Fotos de nuestra última salida montañera hace unos días, muy interesante desde Orduña hasta el Tologorri, con un día precioso, un paréntesis del mal tiempo que ha habido en SSanta, como suele ser habitual por aquí...

Hoy dejo las fotos, no me encuentro muy inspirado para relatos. Parece que los efectos secundarios del ayuno han esperado unos días y últimamente no me encuentro muy motivado.

Espero mejores tiempos, mientras, las fotos...

Santa semana

Tiempo de reposo. De desacelerar, de bajar el ritmo, de desconectar la mente. Así estoy. Mi primera semana santa en Bilbao después de no se cuantos años, quizá mas de 13 o 14. Vuelvo a recordar ciertas cosas, pautas que continuan repitiéndose y otras nuevas.

Poca gente por la ciudad, la masiva huida para pasar unos días fuera, donde sea, a pesar de la crisis (cosas de siempre). Turistas paseando con sus cámaras haciendo fotos a diestro y siniestro (cosas nuevas, o relativamente...). Los bares de siempre cerrados (cosas de siempre), los bares nuevos abiertos (cosas nuevas). Las procesiones de siempre, las iglesias de siempre, abiertas recibiendo a los fieles (cosas de siempre), yo mismo fijandome en estas cosas detenidamente cuando antes era actor activo de la pelicula y no pasivo como ahora (cosas nuevas). Observador, eso soy.

Adeu company!

Digo adiós a un amigo que me ha acompañado más de 11 años, con el que he recorrido kilómetros y kilómetros. Que siempre me ha sido fiel, incluso en los peores momentos. Te digo adeu porque te conocí en Catalunya, aunque tenías raíces alemanas, porque fuiste el primero y único hasta la fecha, porque me llevaste a hermosos lugares, me resguardaste de la lluvia y del frío y también me cobijaste cuando fuera el calor se hacía insoportable.

Te digo adeu con mucha pena y nostalgia, porque sé que contigo se cierra una etapa, un ciclo de mi vida del que, aunque hubiera de todo, ahora sólo tengo buenos recuerdos. Siento que últimamente no te traté como debía, la vida se puso cuesta arriba, con algunas dificultades, y llegó el momento en que ya no podia atenderte como tu te merecías.

Ayunando por el monte

Estoy ayunando. Si, si, como suena. Nada de comida. Llevo ya 9 días. Estoy haciendo una dieta en la que sólo tomas líquidos, un sirope de savia mezclado con zumo de limón. Nada más. Bueno si, infusiones depurativas, pero ya está. Del resto nada. Hacía tiempo que quería hacer un ayuno, era algo que me venia llamando la atencion desde lejos y finalmente he aprovechado este tiempo de transición que estoy pasando en Bilbao para llevarlo a cabo. Tiempo de transición que por cierto ya tiene fecha de caducidad: El próximo 22 de abril marcho al Sudeste Asiático. Pero esto será tema de otro post...

Nieve en el Gorbea 2013

El buzoncito!!!
Por fin, esta vez si! La Cruz del Gorbea!! Después de un par de intentos fallidos estas últimas semanas y de unos cuantos años después... No sé las veces que habré subido al Gorbea en mi vida, no muchas tampoco, unas 10, quizá 12, no creo que muchas más. No me ha dado por ser como alguno de esos "colgados" del ramo montañero que dicen aquello de "¿Sabes qué? Pues que yo antes de morirme tengo que subir 100 veces al Gorbea aibalahostia joder Patxi"

¿Cien veces? ¿Es un castigo o qué? Me suena a cuando de pequeño nos hacían copiar 100, 200 o 300 veces en el cuaderno "me portaré bien en clase", "no pelearé con el compañero" "escucharé al profesor atentamente" ¡Ah vale! Incluso una vez me mandaron copiar, creo que en 2º o 3º de BUP, unas cuantas veces el primer capitulo de El Quijote. ¿Increible no? Un castigo alternativo y moderno para la época supongo... "En un lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme jeje...". Joder, ahora que lo pienso en 2º de BUP ya era un poco mayorcito para estas cosas... 

Cáncer

Hoy me he levantado con una mala noticia. Desde el Blog de Josè Carreras contra la leucemia nos informan que un linfoma de Hodking ha podido finalmente con Desirée, una chica a la que de vez en cuando solia seguir ya que me transmitía una fuerza y una energía que es difícil de explicar a quien no ha pasado por una situación así.

Si, yo tuve cáncer. Que palabra tan chunga ¿verdad? Siempre escondiendonos de decirla, siempre sinónimo de mal aguero, de que algo no va bien, de que tienes algo por dentro que está comiendo y carcomiendo pero nadie se atreve a pronunciar delante de ti. Pues si, vamos a decirlo bien alto, claro y sin complejos!

de Bilbao a Llodio

Esta es una de esas rutas clasicas de toda la vida que resulta que al final nunca habia hecho. Asi que ayer, me decidi a recorrerla de una vez, aprovechando que ultimamente el tiempo nos ha dado algun respiro despues de este sufrido invierno que estoy pasando aqui en el Pais Brusco.

7.45 am: Autobus desde Deusto hasta San Adrián, el 71, al cual tengo que pegar cuatro gritos para que pare. Parece que el conductor va igual de dormido que yo y aun no se ha despertado. Por suerte, es un poco más tarde que la última vez y al menos me ahorro el espectáculo de la gente de retorno a casa después de su noche movidita

Como convertirse en un bilbaino de pro

Manual para ser un buen bilbaino.

- Lugar de nacimiento relativo (Palencia, Leon o Burgos están a las afueras de Bilbao)
- Alta capacidad de interlocución (Velocidad mínima: 250 palabras por segundo)
- Capacidad de análisis (Bodaaacho iooo? Dioo nuncaa me embodaaacho, uncaaaa...)
- Pulcro (Mínimo de 100 meadas en la Ría a lo largo de toda tu carrera)
- Dinámico, activo (Subes al Pagasarri en menos de 45' desde el bar Athlétic)
- Abierto, multicultural (¿Extranjeros en el Athlétic? Ni en 3ª regional)
- Firme (bueno, si comen pintxos y hablan Euskera igual les dejamos...)
- Riguroso, meticuloso (¿bilbaino o bilbaíno? 4 horas tomando vinos dan para mucha conversación...)
- Constante, proactivo (Vamos a otro!)
- Cumplidor (Tomamos la antepenúltima y ya nos vamos)
- Puntual (solo un par de cervezas y para casa = 7 de la mañana...)
- Realista (¿frío?, que va!, es fresco)
- Alto nivel de interlocución (Aibalahostia mecagondios joder, ¿qué hostias dices de que no podemos hablar sin decir un puto taco!??)
- Capacidad de concreción (Me tomo una y a menos cuarto voy para casa)
- Capacidad de síntesis. Ejemplos: 
      - Buenos días, Hola, ¿cómo estas?, = !AUPA!) 
   - Nos vemos después, adios, que te vaya bien = !TALUEGO!  

Chequea si cumples los requisitos y/o cuantos te quedan por alcanzar. Si es asi, mandame tu CV para la posición: bilbaino de pro. Aviso, hay pocas vacantes y muchas solicitudes

de Bilbao al Himalaya en 5 km

En Bilbao hay montañas. ¿las hay? Si, si, haberlas, haylas. Ya sabemos que los de Bilbao hacemos lo que nos da la gana, que somos la hostia, que nadie como nosotros, etc, pero lo que no sabíamos, al menos yo no mucho, es que había montañas así "alpinas", donde se podían hacer travesías de 20Km cerca de la ciudad y que podían llegar a estar alguna vez tan nevadas que pareciera casi que estuvieras escalando el Annapurna por la cara sur.

Esta vez tocó repetir la ruta desde Arakaldo a Bilbao que ya hicimos hace un año y medio (http://inakibarettini.blogspot.com.es/2011/12/de-arakaldo-bilbao-la-ruta-de-los-tres.html) y nos superamos una vez más. En vez de 3 (no) miles esta vez fueron 4 (no) miles. Añadimos el Biderdi a los otros tres clásicos (Goikogane, Kamaraka y Ganekogorta). ¡No se donde vamos a llegar!, pero la verdad es que no hay quien nos pare últimamente, haciendo 4miles en el Himalaya cerca de Bilbao!

Así que hoy como no quiero dar la lata con mi discurso habitual, dejo constancia del hecho arriba expuesto por medio de las siguientes fotos. Gracias a Juan Luis (Beas) y Jose Mari por un dia genial. My brother al final se rajó y se lo perdió (ala, chincha, ya lo sabes para otra vez!)

Si es que los de Bilbao tenemos que dar la nota hasta en esto. El Himalaya a tan solo 5 Km de Bilbao. Somos la hostia!

Energías, meditaciones y clases de alemán



Puede que haya gente que no crea lo que voy a contar ahora. Yo hace tiempo tampoco lo creía.


Me da igual.


Imagínate la película. Amanece otro día. Te levantas. Compruebas que después de más de un mes, sale el Sol por tu ventana, esta vez sin ser ninguna metáfora poética. Dices, que bien, hoy podré hacer esa salida montañera tantos días pospuesta. Por fin!


Pues no. Hoy resulta que el día sí que es el adecuado, pero tu cuerpo dice que hoy no toca. Que la edad no perdona y los achaques varios se han unido en el mismo día para ir a una manifestación todos juntos. Una especie de marea blanca interior que te recuerda que ya no tienes 20 años, sino justo 2 veces esa cantidad.