Entradas populares

Camins Vius: Dia 2 de Taüll a la Cabaña de Artigalonga

Dicen que lo más difícil de un viaje es dar el primer paso. Estoy de acuerdo, aunque añadiría que igual de difícil o a veces más, es después de haberte lanzado, decidido y comenzado, volverlo a hacer el segundo día, sobre todo si estás magullado, cansado, te duelen hasta las pestañas y cuando te vuelves a poner los 14 kg de mochila encima quisieras que se te tragara la tierra. Es en esos momentos cuando piensas que estaría bien tener cerquita un botón de aquellos de las máquinas de marcianos de cuando éramos pequeños que ponía "Hiperespacio". Cuando los malos te tenían rodeado y todo parecía ya perdido, pulsabas aquel botoncillo y ¡zas!, saltabas de un plumazo a cualquier otra pantalla donde desaparecían las naves enemigas. Ya no había nada, todo era calma y sosiego, vacío espacio interestelar en el que por no haber allí no estaba ni un miserable bosón de Higgs…

Bueno, el caso es que eso es siempre lo que me pasa el día 2 de cualquier ruta montañera. Me esperaba hoy además una (otra) de las etapas duras del camino; bajar hasta el fondo del valle de Boí y pasar al otro lado para ir hacia el de Barravés, ya en la frontera entre Catalunya y Aragón. Pero para eso antes había de salvar el puerto de Gelada, un puerto histórico de trashumancia y paso entre valles vecinos. Salvar este escollo resultó más complicado de lo que ya presuponía que iba a ser, que no era poco.

Por la mañana salí de Taüll temprano. Atravesando caminos, campos de cultivo y pastos bajé más o menos en una hora a Erill la Vall. Antes había pasado por Boí y su magnífica iglesia románica, igual que la de Erill, imponente también aunque el camión del frutero me fastidiara la foto perfecta aparcando justo delante y siendo imposible que no se le viera prácticamente desde ningún ángulo… Habrá que volver.

Camino de Boí
Iglesia románica de Boí
Lo que yo pensaba que era el Port de Gelada...
Caminos de la Ribagorça
Después de un café en Erill empecé con la faena dura del día. Subir lo que yo pensaba que era el puerto de Gelada, un extenso collado que se ve justo por encima y domina todo Erill desde las alturas, pero que al final resulto que eso que yo pensaba no era el puerto, sino el collado del Basco. Ya ves, un vasco transitando por el Basco sin saberlo y resoplando como un burro. Porque la subida fue dura, exigente, empinada, Preciosa, porque es un paisaje muy alpino, con bordas, prados, muy bucólico. La dificultad vino porque a veces iba perdiendo las estacas amarillas que marcaban el camino y al final tuve muchas veces que subir campo a través, por caminos herbosos por los que tanto cuesta coger un ritmo, parando y mirando hacia atrás, viendo cómo cada vez iba ganando más y más altura, pero por otro lado haciéndose la subida cada vez más interminable, nunca llegando al final, siempre quedando un poco más cuando ya parecía que detrás de la siguiente loma vendría el final.

Bonita casa en Erill la Vall
y bonita iglesia románica
Port de Gelada, 3h30', si si...
Paisaje bucólico en las Bordas del Basco
Muy pirenaico...
El camino que aparece
desaparece...
Vuelve de nuevo
desde arriba la vista del Valle de Boí es única
Cuando por fin llegue arriba y pude asomarme la sorpresa que me esperaba era mayúscula. Lo que yo pensaba era el puerto y que vería tranquilamente el pueblo de Senet desde arriba, resulto ser el collado del famoso vasco aquel de marras, y el puerto quedaba al otro lado de la U del valle, lejos, muy lejos… Además, busqué y busqué el camino que debía llevarme hasta él por el lado derecho de la loma, pero solo veía caminos que de repente se perdían y poco claros. Así que con la experiencia de ya haber caminado por terreno de hierba toda la hora anterior, decidí bajarme unos 300m de desnivel campo a través, así “a lo bruto”, para perder altura lo más rápidamente posible, llegar hasta el fondo del valle y coger una pista muy marcada que según el mapa era el antiguo camino de Barruera a Senet. Esta maniobra me ocupó lo menos dos horas, sino más, pero sobre todo me dejó baldado, ya que me pilló en una hora central del día, entre la 1 y 3 de la tarde, cuando más pegaba el Sol y con el golpe psicológico que supone a los que andamos por la montaña el tener que bajar a regañadientes lo que sabes que luego has de volver a subir sólo porque no has encontrado el maldito camino. 

Primero busca un lugar por donde cruzar la valla del diablo...
después empieza a remontar la cresta para no encontrar el camino...
Aquí parece que hay pero falsa alarma
Así que no me quedaba otra que bajar y pillar aquella pista del fondo...
Bajar para luego subir, un sinsentido en el nieztseniano mundo del montañero
Un Puerto que nunca llega...
y unas vacas que me confunden con quien no soy...
Arriba por fin me espera la visión del macizo de la Maladeta con el Aneto a la cabeza

Así que con más dos horas de retraso y la lengua fuera llegue por fin al Port de Gelada. A esas horas ya ni el coche escoba me esperaba, solo un rebaño de vacas que iban remontando el puerto a la vez que yo y me mugían algunas como locas al verme subir y comprobar que no me dirigía hacia ellas. En algún momento pensé si no me confundirían con el pastor y por eso me llamaban, o me seguían, o las dos cosas a la vez. Incluso una vez llegado al puerto, derretido y derrotado, ni me dejaron sentarme las muy pesadas. Allí donde dejaba mi mochila, allí que venían y se ponían a merodear y a mugirme “mmmmmmuuuuuuuuuuu, mmmuuuuuuuuuuuuu”. Me cambiaba de sitio, con lo que esto conllevaba para mi maltrecho estado y lo mismo: “mmmmmmmmmuuuuuuuuu”. Joder que malo es esto de ir por el mundo sin idiomas me decía. No sé si es se pensaban que sería el pastor que iba con retraso y me estarían diciendo “oye joder, venga, vamos ya, vaya tarde que vas hoy nooo?” o igual se pensaban que les estaba invadiendo su terreno y les iba a estropear las hierba, no veas como protegían los preciados pastos que hay en esta zona. Al final como no pude descansar al gusto, me marche al de poco tiempo pegándolas algún grito que otro. Debía estar yo ya un poco tarado en aquel momento, ya que ahora pensándolo me viene la imagen y me hace gracia. Esto de acabar mandando al carajo a un rebaño de unas 50 vacas en medio de la montaña es para reírse la verdad, pero es que joder, ya ni las vacas le dejan a uno estar a sus anchas en el monte!
Serían las vacas, sería el cansancio, el caso es que no vi el camino viejo para bajar dirección Senet directamente y me metí en una pista en la que cada brazo del zig-zag era de un kilómetro por lo menos sin exagerar. Así que me tiré como una hora sin apenas bajar desnivel y viendo como los caminejos que salían cortando la pista eran demasiado empinados en ese momento para mi estado catatónico.


Ya vi que no iba a poder llegar a Senet, y mucho menos a Conangles, donde pensaba que quizá podría llegar, aun siendo la etapa larguísima, ya que ahora los días son largos. Pues nada, en un llanito precioso me encontré con la cabaña de Artigalonga, un lugar idílico en medio de la nada donde hay una cabaña donde refugiarte, aunque a mí dormir en pleno suelo de piedra directamente no me va mucho. Así que planté la tienda, localicé una pequeño torrente con agua de dudosa calidad (no estaba para muchas exigencias) y me dispuse a pasar una noche al raso, otra más para matar mis fantasmas solitarios de ruidos al atardecer, vientos que aúllan demasiado y cuentos de osos hambrientos que salen al encuentro de humanos despistados.

Las vacas que no me dejan ni tomarme un respiro
La vista espectacular: Carretera del Val d'Aran,
túnel de Vielha al fondo, presa de Senet y macizo de Mulleres
Aquí que me quedo a pasar la noche
No está mal el lugar
Y montar mi chiringuito en plena Naturaleza

Por hoy ya era suficiente y comenzar con un 2 de 2 (2 etapones los dos primeros días) significaba demasiada efectividad en mi particular ranking de masoquista.

Resumen y datos técnicos

Recorrido: Taüll-Boí-Erill la Vall-Collada del Basco-Port Gelada-Cabaña de Artigalonga
Distancia: 15km
Desnivel ++ 1.130m (
700 hasta el Basco+430 hasta Gelada)
Desnivel  -- 1.009m (-
294 hasta Erill; -370 a la Cabana de la Llastra; - 345 hasta Artigalonga)
Acumulado en ascenso: 2.330m
Acumulado en descenso: 2.093m
Acumulado total: 4.423m
Dificultad: Media-Alta, sobre todo por la subida a Gelada y camino poco claro
Dormir: en Artigalonga hay una cabaña de pastores. Se puede acampar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario