Entradas populares

Domingo en el parque

Estanys de Eixerola y Cubieso con el Pic de Tort al fondo
Mi ultima ruta montañera comienza una calurosa mañana de domingo. Suena el despertador, no he pegado ojo en toda la noche, un calor agobiante, me duele el cuerpo, casi creo que tengo resaca. Me digo: "Qué salga Rita, yo me quedo en la cama".

Pues bien, unas horas después estoy en la cima de un pico de 2.805 m, con un día de Sol espléndido, sin una sola nube, caminando casi solo por un parque nacional un 15 de julio, que ya es decir, hasta en el monte se nota la crisis. Bien, ¿que ha pasado en medio?

La Graciosa

Tenía pendiente escribir sobre la Graciosa. Una islita al norte de Lanzarote que recomiendo a todo el que vaya por allí no perderse por nada del mundo.
A la Graciosa se llega en un pequeño barco que sale de la población de Órzola, en la punta norte de la isla, justo bajo los espectaculares acantilados de Famara. Para entrar un poco en geografía pertenece a un archipiélago que hay al norte de Lanzarote que se llama Chinijo, con unos cuantos islotes deshabitados más (Alegranza, Roque del Este, Santa Clara y Roque del Oeste). El trayecto hasta la isla dura una media horita, aunque los primeros 10 o 15 minutos, al ir por mar abierto, si hace un poco de viento el barco se puede mover que no veas. Un auténtico tobogán en el que la gente que tiene respeto por el mar no lo pasa muy bien. Bueno, una vez superado este tramo se entra en lo que se conoce como “El Río”, una franja de agua que separa la Graciosa de Lanzarote, de muy poca profundidad y que efectivamente parece un río. Las vistas desde el mirador del ídem, en Lanzarote son simplemente espectaculares.

Estanys de Manyanet

El valle de Manyanet es otro de esos desconocidos valles pirenaicos que quedan bien lejos del bullicio. Hace unos meses intentamos hacer la ruta hasta los estanys del mismo nombre, también llamados de Llevata, pero era pleno mes de abril y salió un día gris, lluvioso y nublado por lo que tuvimos que dejarlo para otra ocasión. La verdad es que no hace mucha gracia tener que darse la vuelta, ya que la carretera que llega hasta el (hoy abandonado) pueblo de Manyanet es un poco tortuosa. A pesar de ello, fue un paseo interesante ya que la carretera sube muchísimo, casi hasta los 1.500m de altura a los que se encuentra el pueblo y por algunos tramos hay que tragar saliva para no sentir vértigo en zonas muy  aéreas y de espectaculares vistas hacia toda la Vall.

Pic de la Mainera: intento fallido

Pocas veces me pasa últimamente en la montaña que me vuelvo "de vacío", es decir, sin cumplir el objetivo que me había marcado antes de salir. La vida va por rachas y mira, en estos últimos años donde ponía el ojo, pico o travesía que caía (la verdad, no se me ocurre un símil mejor en esta analogía montañera, no es mi día hoy con los ejemplos ejem ejem).

Sócrates

Extracto de "El Libro del Hombre" de Osho. Me gustó mucho esta historia.

    Sócrates fue castigado por la sociedad. Es inevitable que las personas como Sócrates sean castigadas porque son individuos y no permiten que nadie les domine. Fue envenenado. Estaba tumbado en la cama mientras el hombre que tenía que darle el veneno lo estaba preparando. Atardecía, era la hora convenida. La corte había decidido la hora exacta, pero el hombre lo estaba retrasando. Sócrates le preguntó:

Shiva Moon: ecos de la India

Ecos de la India. Eso es lo que me viene a la cabeza cada mañana en la que logro vencer la pereza y puedo hacer mi sesión de yoga y meditación. Con el iPod en el suelo a mi lado, conecto con el Shiva Moon de Prem Joshua y me transporto por un rato a la India. A las playas de Mandrem y Arambol, sintiendo la brisa en mi cara de ese mar Arábigo que después de 5 meses nos hizo volver a creer. Después de los sufrimientos por fin estaba la recompensa. Días largos, de sol y playa, de paseos por la orilla, de atardeceres para el recuerdo, de yoga en la arena, de tumbona y lecturas cuánticas, de filosofías holísticas y cuentos esotéricos.

¡¡20.000 Visitas!!


Parece mentira, pero poco a poco he llegado a un número mágico: 20.000 visitas. Hace dos años, cuando abrí este Blog, me parecía algo inalcanzable. De hecho, hasta no hace más de unos meses, estos números parecían ciencia ficción para un modestito Blog como este. Pero mira, a pesar de que últimamente no pude mimarlo ni hacerle el caso que hubiera querido, poco a poco he vuelto a recuperarme. Lo mejor de todo es que la tendencia vuelve a ser al alza. Llegué a tener cerca de 2.000 visitas mensuales a final del 2011 para bajar a casi 1.000 en estos últimos meses en los que menos pude escribir. Últimamente recuperé un poco y voy por las 1.300-1.400 al mes, unas 45 diarias de media. Para mí está muy bien.

De todas formas, aunque me haga sentir orgulloso las visitas y sea algo que me guste, la verdad es que esto siempre es secundario. Un Blog es como una plantita, como una semilla. Hay que sembrar, regar, cuidar, hablar, hacer caso, mimar… A veces da pereza, puede que pasen unos días, puede que sientas el síndrome de la hoja (en este caso el post) en blanco del escritor, el vacío, las preguntas que a veces también aparecen: “¿De qué escribiré? ¿Alguien lo leerá? ¿Por qué? ¿Para qué?

Quizá no haga falta preguntar tanto ni tener razones para todo. Hay una respuesta que es muy fácil, que fluye, que es natural para todas estas dudas y preguntas. Porque sí, porque me apetece, porque me lo pide el alma, porque no tiene que haber ningún por qué ni para qué.

Más allá de números lo que a mí me importa es que después de dos años mi proyecto de Blog sigue vivo, con ilusión y ganas de seguir contando cosas y de que haya gente al otro lado para leerlas y disfrutarlas.

¡Seguimos viéndonos en Montañas de Viajes. Para viajar por las montañas, para amonto(ñ)ar viajes!

¡Gracias a todos!

PD: ¡Qué bonita esta foto en la que REXI mira contento hacia el rótulo con las 20.000! ¡Ni hecho a propósito!