Entradas populares

de Sallente a Sallente por la font Subirana (así de facil...)

Pues eso, que de fácil na de na. La ruta que hice el pasado 18 de junio era una que tenía pendiente desde hacía tiempo. Pensaba que quizá podría tener un poqiiiiiito de suerte y que el teleférico de Sallente ya estuviera abierto. Pero agua! Aquí hasta el 1 de julio te aguantas y te buscas la vida, así que volví a remontar el canal de Pigolo (una vez más) aunque esta vez sin hielo, nieve ni crampones, y así, la cosa cambia.


Bueno, lo primero lo primero, ya que antes tuve que estar esperando casi una hora en el embalse metido dentro del coche para a ver si dejaba de llover. Ya pensaba que tendría que volverme por donde había venido sin poder hacer nada. Pero no, tuve suerte (en ese momento) y abrió un poco, así que a eso de las 10 comencé mi ruta. En una horita me planté en el Estany Gento, subiendo esta vez mucho más cómodamente que en invierno. No sé qué tiene Gento que me pone un poco nervioso. Siempre que llego a este lugar me parece que hay gato encerrado. Nunca veo a nadie, es un paisaje precioso pero algo decadente con todas esas construcciones de Fecsa por todas partes, el lago (Estany le dicen aquí) moviendo sus aguas negras de forma un poco misteriosa y una sensación como si alguien te vigilara desde oscuros mundos subterráneos por los que se filtran toda clase de sonidos, chirridos, agua moviéndose o viento soplando. Demasiado "hitchcockniano" para mí. Súmale a todo esto que al proseguir la ruta hacia el collado de la Font Subirana empezó a ponerse gris y poco tardaron a caer las primeras gotitas que luego se convirtieron primero en goterones y después en pedruscos de granizo. A duras penas, casi sin creérmelo y contra todo pronóstico, mi capa nepalí me protegió lo suficiente como no calarme hasta el tuétano. Así que proseguí hacia adelante en lugar de dar marcha atrás como un vulgar miedica, aunque mira que no me dieron ganas cuando de repente, ya superado toda la cacharrería enorme de la estación superior de este mastodóntico teleférico, empecé a oír un "ñiiiiicccc ñiiiiiiiiicccccc ñññññññññiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiicccccccccccccc" de las ruedas del mismo que comenzaron a moverse sin haber rastro de nadie por arriba ni por abajo, ni cabina alguna que subiera desde Sallente. Salí pitando de pensando, "¿fantasmas?, ¿quizá el viento? o igual los jodidos chinos escondidos debajo de la central que hacen horas extras y ahora, a la hora del bocadillo me han visto por el circuito de TV, han hecho ruiditos a posta y se están descojonando de la cara de terror que debo estar poniendo..."

Los extraños mundos subterráneos de Sallente y Gento
Bien, filosofías aparte, llegué en otra hora al collado de la Font Subirana, medio lloviendo, medio parando. El paisaje cada vez era más espectacular, ya que vas cogiendo altura poco a poco (se llega a los 2400 largos, Sallente está a unos 1700) y vas viendo debajo tuyo la presa cada vez más pequeñita y en frente todos los picos de la zona. Montsent, Montorroio (será Monte Rojo supongo...), Pala Pedregosa, Pic de la Mainera, Saburó, Peguera. Es la ruta de los casi, ya que todos andan a pocos metros de ser 3 miles, pero no por ello dejan de tener su encanto y subir cada uno de ellos es una aventura que merece muy mucho la pena. Debajo, también se puede distinguir el coqueto refugio de Colomina en la lejanía y más abajo la zona de Gento, con su refugio-restaurante-chiringuito domingueril sólo abierto en verano. Una magnífica foto para un día lluvioso y húmedo con ese especial encanto pirenaico de cuando estás completamente solo en la montaña.

Después de la Font Subirana me tocó pringar. Llovió a mares (la capa siguió aguantando, ¡INCREIBLE!), bajé casi corriendo sin poner detenerme en los estanys de Morera y Tapat, donde estuvimos en enero con un paisaje inpresionante de nieve y hielo. Llegué al Pont de Rus (¡como bajaba la cascada de agua!) y de allí me tocó salir pitando porque a mí los truenos y los relámpagos entre montañas, aunque sean de (casi) tres mil metros, con nadie alrededor y unos nubarrones feos y enfadados encima de mi cabeza, pues hombre, un poco tenso ya me ponen, incluso descontando que soy del mismo Bilbao Centro!

La capa (o mi yo hindú reencarnado)
Estany Tapat, helado en Enero
Pont de Rus, bajaba MUCHA más agua
Pues nada, cuando ya llegaba a Capdella salió el Sol (qué raro, siempre al final), me pude parar a comer algo (las moscas, muy majas, también me lo agradecieron mucho). Desde Capdella aún me quedaba casi hora y media de remontar hasta Sallente de nuevo, siendo además la última parte (unos 20 min) por la carretera ya que coincide con la señal de "Camins Vius". Así que nada, llegué a Sallente contento y pensando que qué bien haber esperado esa horita por la mañana, porque si no, me hubiera dado la vuelta y me hubiera perdido todo esto

La pena es que no hay fotos de ese día ya que me olvidé la cámara, aunque no importa porque todas las fotos las tengo bien presentes en mi memoria. Dejo algunas de la zona pero en otra época del año, para que no queda tanta letra y hay un poco más de dibujo (jaja)

A la vuelta me pasé por Casa Sastre en Espui donde nos alojamos en enero pasado. Os la recomiendo si venís por la zona. Está muy bien, es muy tranquila y con un bar muy bien puesto y agradable. (http://www.agroturisme.org/casa.php?id=sastre) . Estuve hablando con Montse, una chica muy maja que lleva el negocio familiar de esta cuca casita. A ver si conseguimos poner en marcha el tema de los trekkings en la Vall Fosca y le damos un empujoncito al Pallars!

Un buen día que presagia un buen veranito pleno de actividad en esta zona tan bonita del Pirineo. Animaros a venir a la Vall Fosca, VENGAAAA!

Comedor de Casa Sastre. Muy acogedor!



2 comentarios:

  1. Fa anys que tinc ganes de pujar al Gento, sempre n'he sentit a parlar molt al pare, i si hi ha rotllo senyor dels anells molt millor! No has anat a les construccions? no me'n podria estar! :)

    ResponderEliminar
  2. Pues puedes subir ahora sin problemas, tienes un teleferico desde Sallente que te ahorra una horita de subida. Aunque poca gente verás estos días, la puñetera crisis...

    ResponderEliminar