Entradas populares

Montsent de Pallars

Esta vez sí. ¡Hemos subido al Montsent de Pallars! Después de lo del otro día, con el bloque de hielo que salió a nuestro paso en la pista que sube desde Espui, le teníamos todavía más ganas a esta montaña. Así que esta vez nos fuimos bien preparados por si teníamos que vernos de nuevo las caras con este pedazo de bloque, tan bien puesto el puñetero para bloquearnos el camino. Cadenas para el coche, piolets y las piedras que hicieran falta, todo por si teníamos que liarnos la manta y volver a picar de nuevo, pero estaba claro que este día, nada nos apartaría de nuestro objetivo

El Congost de Montrebei


Hacía tiempo que quería ir a Montrebei y hace unos días acabamos allí de la forma más inesperada. La idea inicial era subir al Montsent de Pallars, la cima más emblemática del Pallars Jussá, visible desde toda la comarca con sus casi 2900 metros de altura. Ya cuando estuvimos en la Vall Fosca nos quedamos con las ganas, pero no hubo tiempo para más. Así que ahora, una vez instalados por aquí, sólo era cuestión de elegir el día y dirigirse para allá. Pero agua. No pudimos subir.

¡Athleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeetic!

¡Qué partido el de ayer! En mi vida había visto jugar así al Athlétic, ¡en mi vida! Y mira que estuve años de forofogoitia, aunque es cierto que no mucho en los últimos tiempos, pero de pequeño era un seguidor empedernido y no me perdía un partido de los leones. Con los años aquellos leones se fueron haciendo menos fieros y a uno la edad tampoco le perdona, así que poco a poco me fui desconectando del mundo “rojiblanco”. Pero lo de ayer fue algo diferente. Ver al Athlétic tocando el balón, jugando al tiqui-taca, fuera de casa, en Old Trafford, mareando y pegándole un auténtico baño al Manchester United, ni más ni menos, que es ahora  cuando lo estoy escribiendo que todavía no me lo creo. Un post futbolero en este Blog de viajes y montaña. ¡Demasiado!

Estany de Sant Maurici en el mes de Febrero

Hace unos días aproveché el hecho de vivir en las montañas (me encanta esta expresión urbanita) y poder ir, cuando nadie viene, en pleno mes de Febrero y entre semana, a visitar uno de los rincones del Pirineo que en otras épocas se pone, como decían aquellos comiquillos famosos de hace ya un tiempo, “abarrotao”. Lejos del bullicio de los visitantes de fin de semana, me cogí el coche para ir al lago Sant Maurici, en el Parc de Aiguestortes, así, ¡como quien no quiere la cosa!