Entradas populares

Por la Vall Fosca (1): Vall de Riqüerna y Estany Tapat


Hemos estado unos días en el Pirineo, en la Vall Fosca, en Lleida. Un lugar ideal para desconectar del mundo, una de las entradas al Parc Nacional de Aigues Tortes. También uno de los lugares menos conocidos del Pirineo Catalán, bastante aislado, con poca gente, muy despoblado después del boom que supuso hace un siglo las primeras construcciones de centrales hidroeléctricas en la zona. Hoy en día todo aquello pasó y la gente emigra a las ciudades en busca de trabajo y de un futuro, como suele decirse. Así que en los pueblos, cuando cae la tarde y oscurece, es muy fácil no ver absolutamente a nadie ni nada abierto. Un poco fantasmagórico, aunque también tiene su encanto.

El primer día hicimos una excursión por el valle de Riqüerna. Uno de esos rincones menos conocidos dentro de una zona, en general, poco famosa ya de por sí. Así que durante todo el día tuvimos esa sensación única y tan difícil de encontrar hoy en día: estar completamente solos en la montaña. Nadie. Ni un alma nos cruzamos en las más de 6 horas desde que comenzamos, hasta que llegamos, al pueblo de Cabdella, punto inicial y final de nuestra ruta. Al principio me daba como una sensación extraña. Me gusta encontrarme solo en la montaña, aunque sé que cada vez es más complicado. Pero una cosa es solo, lo que se dice solo de poca gente, y otra es solo de verdad, literal. ¡NADIE! No puedes evitar pensar a veces que pasara si te pasa algo. Tonterías de estas con las que nos comemos el tarro y que luego descubres que no sirven de nada.

El día fue bonito, un tiempo espectacular, ni una sola nuble, sol radiante, paisajes nevados y helados. Concluido con el premio del Estany Tapat, un precioso lago escondido, tapado como su nombre indica y que estaba helado completamente, invitando a patinar sobre él, aunque vaya, un poco de respeto sí que daba

Últimamente escribo menos, no me enrollo tanto. No sé, son etapas. Dejo que las imágenes hablen por mí, que transmitan los sentimientos que me vinieron en esos momentos. Es difícil escribir a posteriori, las emociones y las sensaciones cambian con el paso de los días, de las semanas. Pero la imagen queda, en ese preciso instante, como un fiel reflejo de lo que significó ese momento, esa coordenada espacio temporal en la que uno mismo y un pedazo de la Naturaleza, convergieron juntos e inmortalizaron una vivencia. Quizá es por eso que ahora escribo menos con las palabras y más a través de las imágenes. Así que estos son mis escritos de este día único, irrepetible, de este primer y última vez que se dará en la historia del tiempo el Valle de Riqüerna, la soledad de la montaña, los picos nevados, el Estany Tapat, el pueblo de Cabdella y nosotros en medio de ese paisaje incomparable

Comenzamos por el camino que sale de Cabdella y sube


De repente el camino se abre y aparece el valle


A veces hay hitos que nos marcan el camino


Otras veces hay marcas de pintura. Pero otras no hay nada


Nosotros seguimos nuestro camino por el valle. Solos


Llegamos al Pont de Rus, cruce de caminos. Por un lado hacia el Port de Rus y el valle de Boí. Por el otro hacia el Estany Tapat. Escogemos el segundo


Pont de Rus. Zona Periférica del Parc


La cosa se vuelve seria. Ahora comienza la subidita buena


Nos encontramos con una vieja conocida. La señal blanca y roja no es del Athlétic, sino del GR-11. Mi querida y pendiente Transpirenaica



Y aparece el Estany, que efectivamente estaba Tapat, escondiendo semejante belleza...


¡Y congelado!

¡Con un frío y viento helado terribles!


Hasta el Evo Morales pirenaico tenía frío, ¡aún siendo de Bilbao...!



Podíamos haber continuado por el GR-11, subir más arriba, llegar a otro Estany, hacer dos collados, llegar a Sallente y bajar a Cabdella por otro sitio. Pero mmm... estábamos cansados y el viento nos helaba las entrañas, así que decidimos que para primer día ya estaba bien. Ya habrían más días, y vaya si los hubieron...

Así que poc a poc emprendimos la vuelta


Por el mismo camino, pero la luz de la tarde es diferente...



Y sin prisa pero sin pausa llegamos de nuevo a Cabdella, donde vimos un perro y una vaca por la calle. Pero de gente, cero.


Para terminar el día, una suculenta cena


Cena de noche de Reyes.


Y Reinas


No hay que decir quienes son los Reyes, ¿verdad? ¡Por supuesto!


Todos los derechos protegidos por CopyRight
Texto: ©Iñaki Barettini
Fotos: ©Iñaki Barettini (inakibarettini@hotmail.com) y ©Elena Castillo (elenafcp@hotmail.com)

3 comentarios:

  1. Una assignatura pendent aquesta. El GR-11 que passa per aquí és una variant, oi? perquè no em sona d'haver-lo fet.

    ResponderEliminar
  2. Es el GR-11.20, si que es una variante, la que pasa por el Sur del Parque. La otra variante creo que es el GR-11.18 que va por el Norte, cruzando la Restanca y Colomers

    Pero como bien dices, es una asignatura pendiente para casi todos la Vall Fosca...

    ResponderEliminar
  3. Esto es vida, pura vida!! Me das una anónima y sana envidia!! Y también una maravillosa idea para realizar con mi pareja. Gracias

    ResponderEliminar