Entradas populares

Más de la Vall Fosca (2): Sallente, Carrilet y Pala de Roda

Segundo día en la Vall Fosca de caminatas y hoy exploramos una de las zonas más conocidas del valle: el complejo Sallente-Gento, que es como se conoce a los dos Estanys más representativos de la cabecera del valle. Aquí fue donde se iniciaron todos los proyectos pioneros de centrales hidroeléctricas de España en la primera década del pasado siglo, justo ahora hace 100 años, ¡nada menos...!

En Central de Cabdella fue donde primero se construyó una central, que por aquel entonces era la que tenía más potencia y que atrajo a más de 4.000 personas al valle para trabajar. No me imagino como pudo ser aquello, con tanta gente en un valle tan pequeño y terminado de forma brusca con el imponente circo glaciar de Sallente. Después, una vez pasado el "boom eléctrico" y con el valle ya medio despoblado, en la década de los 70 se construyó este mega faraónico proyecto de central automática y reversible de Sallente. Por las duras condiciones climatológicas, los edificios de la misma se encuentran completamente enterrados en la montaña, accediéndose a ellos por un túnel semicircular al final de la carretera que da un poco de miedo, debido a la soledad del lugar y el ruido de fondo del agua cayendo y de las turbinas a toda mecha. Por un momento parece que nos hubiéramos internado en un paisaje de "Película de Fin del Mundo". Nadie en 10 kilómetros a la redonda, aquel armatoste que parece un "búnker-refugio-anti-bomba-atómica" todo junto y las aguas del pantano mirándote amenazantes, frías y oscuras allí abajo entre las olas. Al otro lado el martilleo de las turbinas bombeando agua hacia el pantano superior de Gento y el teleférico y el bar de domingueros de al lado cerrados a cal y canto.

Una de las cosas que me sorprendió es el tema ese de "central reversible". ¿Qué es eso de reversible? Suena a chaqueta a la que se le pueda dar la vuelta o a calcetín usado, aunque cuando se trata de electricidad, la cosa es un poco más compleja. Como parece que de las centrales nucleares de Tarragona sobra electricidad (la que no se consume de noche) y al ser muy caro apagar y encender de nuevo la central cada mañana (esto no es como dejar la TV en standby por la noche...), la energía no consumida sobrante se envía hacia Sallente. Allí, se recibe y se utiliza para bombear agua del embalse 300 y pico metros de desnivel hacia arriba, por unas tuberias de más de 3 metros de diámetro que van por dentro de la montaña. Y por eso hay ese ruido de fondo tan misterioso. Parte del misterio es que no se ve, y tu te imaginas que quizá haya una ciudad subterránea dentro del monte llena de chinos que trabajan a destajo de Sol a Sol (bueno, es un decir ya que no creo que lo vean...) subiendo y bajando agua 24 horas al día... El caso es que la cosa no termina aquí, y el agua va a parar al Estany Gento,  para después dejarse caer de nuevo, como si tal cosa, para producir con ese salto de agua, nueva electricidad. ¿Una paradoja?, ¿un absurdo de nuestro tiempo? Podría ser. Gastar la energía sobrante para que no se desaproveche y volver a generarla. Suena rebuscado. Un subir a la colina con una piedra para luego dejarla caer, y volverla a subir. Una especie de eterno retorno nietzscheano que define bien a las claras dónde estamos y en qué nos hemos convertido...

Filosofías al margen,  la excursión de hoy ha dado para mucho. Por un lado hemos subido por el camino de Pigolo hacia el Estany Gento, en cómodos zig zags tallados en la montaña ya que el teleférico de marras sólo funciona en verano, no saben nada... En el cruce de caminos, hemos dejado Gento para otro día y hemos tomado el camino del Carrilet. Una antigua vía férrea que forma parte de este complejo hidroeléctrico de la zona y que se utilizaba para llevar material desde el Estany Gento hasta la Cambra de Aiguas. 5 Km de vía que tienen su encanto ya que aún se conservan muchos de los raíles, se pasa por 4 o 5 túneles y hay unas vistas increíbles del valle de Riqüerna, del circo glacial, del pantano de Sallente y del Montsent de Pallars, cima emblemática de la zona.

La vuelta la hemos hecho por el llamado "Pala de Roda", un camino muy aéreo y poco señalizado donde más de una vez perdimos la ruta para tener que volver a encontrarla. Se salvan varios barrancos de vértigo, algunas "cinglas" (pasos provistos con cuerdas metálicas para los que tienen algo de vértigo aunque sin ningún problema) y unas vistas inigualables de todo el valle...!

Al llegar a una borda (Font) que indica el final del camino, nos dimos cuenta de que casi nos quedaba lo peor. Es lo que suele suceder cuando ya crees haber llegado y de repente te das cuenta de que todavía queda un buen trozo, en este caso hasta la presa. Se veía tan cerca que parecía ahí al lado, pero nunca llegaba. Estas construcciones enormes, siempre parecen estar más cerca de lo que habías previsto, y claro, eso con las 7 horas de caminata que llevábamos a las espaldas, cuesta mucho mucho mucho...

Pantano de Sallente, la central fantasma y el teleférico al fondo

La subida por el canal de Pigolo

Embalse de Sallente desde arriba

 Me gustan estos palos amarillos

El camino helado ya me costó algún costalazo por no llevar crampones...

Y llegamos al cruce, donde vemos las vías del Carrilet por primera vez

Para un lado Gento; para el otro la Cambra. Hoy toca la segunda...

Vamos pasando túneles

Unos cuantos...

Cada vez se ve más abajo...

Y hace más frío y viento...

La vía se abre paso seccionando la montaña

El camino sigue helado y nosotros sin crampones hoy...


Se avecina una buena bajada...


Poco a poco vamos perdiendo altura pero aún queda.....

 Y nosotros aquí arriba...

 En algunos tramos da vértigo...

 Por suerte encontramos "Cinglas" para guiar el camino...

A veces a la brava, "campo traviesa..."

Pero llegamos sanos y salvos

Aunque quedaba el repechillo hasta la presa...


Al final, ¡VICTORIA!

Todos los derechos protegidos por CopyRight
Texto: ©Iñaki Barettini
Fotos: ©Iñaki Barettini (inakibarettini@hotmail.com) y ©Elena Castillo (elenafcp@hotmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario