Entradas populares

Un poco de historia por Xam Neua y las cuevas de Vieng Xai

Una de las cuevas
Xam Neua es un lugar un poco extraño, nada turístico, donde es bastante raro ver occidentales. Casi que mejor. Afortunadamente no hay ninguna calle colapsada de hoteles/chiringuitos tipo Khao San Road en Bangkok, pero por otro lado algunos hoteles directamente pasan de alojarte. Te dicen, en un ingles bastante limitado eso de "fffu", lleno, y te quedas con la mosca tras la oreja cuando compruebas que no se ve un maldito huésped en 200m a la redonda...
La ciudad tampoco es que tenga gran encanto, pero es muy tranquila y teniendo en cuenta el rio, que fluye despacito al mismo ritmo que sus paisanos, el mercado, donde te conviertes en foco de atención y de deseo (poderoso caballero...) y un templito muy mono arriba de una colina, al final de la calle principal, pues da para dedicarle un día tranquilamente,  sin demasiados sobresaltos.
Rio y puente. Xam Neua

Como anécdota nos las vimos y deseamos para entendernos con el personal. Ni idea de ingles, hasta el punto de que para alquilar una moto, tuvimos que tirar del Google Translator con el chaval de la tienda. El me iba tecleaando algo en chino, con esos caracteres tan... mmm chinos no? (sinogramas se llaman creo) y yo que se lo ponía en español. Era gracioso ver sus reacciones en el ordenador cuando regateábamos el precio del alquiler de la moto o la hora de devolución. Divertido.
Crater de bomba convertido en estanque...!


Pero lo realmente interesante de la zona no está aquí sino 30 km más al este, en un pueblo llamado Vieng Xai, en dirección a la frontera vietnamita. Allí se encuentran una serie de impresionantes cuevas que funcionaron tanto como refugios como de propias casas para los lugareños durante la llamada "Secret War". Durante 9 largos años, desde 1964 a 1973 los USA se dedicaron a bombardear cada día sin descanso, los casi 1.000 km de frontera de Laos con Vietnam. En el norte del país, para acabar con el Pathet Lao, el partido comunista laosiano que luchaba en su propia guerra contra los monárquicos apoyados por EE.UU. En el Sur para dinamitar el Ho Chi Minh Trail, una serie de caminos ocultos por la jungla, que cruzaban múltiples veces la frontera entre los dos países, y que los norvietnamitas usaban, con ayuda de los laosianos, para prestar apoyo logístico a sus colegas del sur en la lucha contra los americanos durante la famosa e infame guerra de Vietnam.
Bonito jardin en los alrededores
Durante todos esos años, la opinión pública y todos los titulares se los llevaba Vietnam y su guerra, así que poca era la repercusión en el mundo que causaba este bombardeo masivo y sanguinario. Hoy en día, todavía esta realidad es poco conocida. El bombardeo  hizo clasificar tristemente a Laos como país mas bombardeado por habitante de toda la historia. Dos millones de toneladas (si, si, léelo otra vez por favor, dos millones de toneladas…!!!) de bombas cayeron en Laos durante nueve años, mas de todas las que se utilizaron por todos los países involucrados en la II Guerra Mundial, borrando del mapa miles de aldeas, matando miles de personas y dejando el país arrasado para las siguientes décadas y generaciones. Aun hoy, cuarenta años después, siguen sufriendo las consecuencias en forma de bombas sin explotar (UXO) que causan muertes, amputaciones y sobre todo miedo, mucho miedo en la gente, temerosa de intentar trabajar y cultivar una tierra que esconde este tremendo peligro.
Lago de Vieng Xai

Todo esto queda patente en la visita a las cuevas. La verdad es que esta bastante bien montado, con una excursión con guía local y el acompañamiento de audio guías con muy interesantes relatos de supervivientes o de descendientes. El ingles es bastante entendible y el paseo por las 5 o 6 diferentes cuevas se puede hacer en unas 3 horas. En algunas de ellas, a medida que avanzas por entre las diferentes salas que hacían las veces de habitaciones, búnkeres, hospital o salas de reuniones, puedes sentir el escalofrío de pensar como debió ser para esta gente vivir aquí escondida durante tanto tiempo y a la vez poder hacer sus tareas domesticas: trabajar de noche, camuflarse para ir en busca de alimentos, cuidar de sus familias, matar a los animales domésticos para que no los descubrieran desde el aire, en fin, increíble, pero  siempre adaptándose y sobreviviendo a los bombardeos.  Durante toda la visita no pude dejar de pensar en que era lo que me daba más rabia, si descubrir la terrible historia de esta gente, o que esta permanezca aun oculta a la luz de la mayor parte del mundo y nadie haya pagado por ello. Ni siquiera hoy en día oficialmente los USA reconocen que llevaron a cabo esta masacre. Como siempre, lamentable e indignante.
Charla de sobremesa con el escoces...
Una visita a este lugar, aunque de difícil acceso, pero que merece mucho la pena. Muy recomendable para conocer un poco más la historia de este país de gente que tiene grabado un gen a fuego en su ADN: el de la supervivencia!


No hay comentarios:

Publicar un comentario