Entradas populares

Norte de Vietnam: Hanói, Sapa y Halong Bay

One Pillar Pagoda
Primer y largo post de Vietnam que incluye las zonas del norte visitadas y de las cuales nos llevamos un sabor un tanto amargo, sobre todo por lo que sucedió al final en Halong Bay.

Allá voy…!

Hanoi: Motorbike, motorbike?

Llegar a Hanói desde Laos no es quizá la mejor forma de entrar en Vietnam. Aunque pienso en si realmente hay alguna forma buena de hacerlo. De un país con apenas 6 millones de personas y donde la palabra estrés no tiene significado ni siquiera como concepto,
pasas al 14° país mas poblado del mundo (90 millones), con un frenético ritmo de vida y donde un extraterrestre dejado en medio de la ciudad, tendría difícil distinguir si los seres de este planeta tienen dos patas o dos ruedas.

Atención! Allí vienen...!
Hanói tiene su encanto, aunque para mi nada que ver con otras ciudades cosmopolitas. La verdad es que cada vez soy menos de grandes ciudades por lo que estas conllevan: ruidos, polución, estrés y vida demasiado agitada para lo que ahora mismo estoy acostumbrado. Así que Hanói tampoco es que haya sido uno de los puntos fuertes de este viaje. Pero bueno, también hay cosas que merecen la pena. Si te quedas por el Old Quarter, es posible que acabes con el tímpano reventado con el constante sonar de los cláxones de las miles y miles de motos que por el circulan. Aunque si te alejas un poco, podrás disfrutar de ver como los vietnamitas hacen vida en la calle, con miles de comercios, que a su vez son sus casas, donde venden todo lo imaginable (y lo inimaginable también) y tomarte un café o una cervecita con una tapa de tofu (lo que allí serian unas rabas vaya) en uno de los miles de restaurantes con sillas para gnomo que pueblan la ciudad.

Tapita de tofu!
Las sillas de gnomo
Más allá de eso, la ciudad da para poco más que hacer cosas "de turistas". Visitar el mausoleo de Ho Chi Min (para el que hay que madrugar muchisimo si quieres ver al cuerpo momificado así que solo lo vimos por fuera). También puedes ir al Templo de la Literatura, que sirvió durante siglos de Universidad para formar a las elites, las cuales obtenían allí su titulo de mandarines. Los templos aquí son muy distintos a los templos budistas a los que nos habíamos acostumbrado. Tienen un estilo muy chino, diría que bastante friki, con las tres principales religiones del país mezcladas en un batiburrillo de figuras apelotonadas, con Confucios, Budas y perros (o dragones, no supimos distinguir) con una cara de enfadados que asusta. Los vietnamitas oran y adoran a estas figuras y les ponen, entre muchas otras cosas, galletas OREO de ofrenda...!! Eso si, de monjes, ni rastro...

Mausoleo de Ho Chi Min
Sr. Confucio...
El perro feo con cara de susto
Que mas? Pues sí, pasear o rodear el lago del centro de la ciudad, para al final de la tarde ir al espectáculo de marionetas de agua, curioso e interesante, al menos para ver algo diferente. Esto sí que merece mucho la pena. Alrededor de este lago, también es muy típico ver a los "hanoianos" muy prontito, de buena mañana, antes incluso de las 6am, haciendo jogging, footing o tai chi, algo muy común en muchas grandes ciudades del Sudeste Asiático. Fuimos "afortunados" de poder verlo a esas horas debido al temprano regreso desde Sapa, luego explicare el porqué de las comillas.
Water Puppets
Otras actividades pueden resultar menos culturales pero también tienen su encanto. Incluso algunas son auténticos retos para los más osados:

- Cruzar la calle sin ser atropellado en el intento; hay que hacerlo como ellos, lanzarse a tumba abierta, sin pensarlo y esperar a que te esquiven. En un elevado porcentaje de las ocasiones lo harán; en el resto no lo sabemos.

- Tratar de no caer en las garras de las vendedoras ambulantes de fruta (piñas, plátanos,...). Sin que te dé tiempo a reaccionar, te habrán colgado sobre el hombro el balancín ese que llevan, te pondrán el gorrito cónico para "foto foto" y luego te pedirán el oro y el moro por una piñita del  tamaño adecuado para los gnomos de las sillas de antes, pero no para nosotros...

- Esta para nota: montar en una moto taxi y hacer un recorrido por la ciudad. Lo mejor es no pensar en nada y solo confiar en "tu hombre". Sobre todo cuando veas que el amigo va por el carril contrario y esquiva a ese autobús que se te viene encima pitando, justo en el ultimo nanosegundo...

- Ir a ver la Saint Joseph Cathedral. Verla desde fuera no es muy difícil, solo encontrarla y ya está. Por dentro es más complicado. Yo pase dos veces y estaba cerrada. Luego me dijeron que es que había horario. Agss, en que estaría yo pensando? Mira que no ocurrírseme que el cura podía estar liado el hombre con tanto trabajo...

- Ir a la antigua prisión de Hoa Lo. Esta es buena, ya que apenas te encuentras turistas de menos de 40 años. Parece ser que a las nuevas generaciones no les interesa nada de lo que haya pasado en el mundo antes de 1990. Deben pensar que espantosa debió ser esa época en la que no había móviles ni internet.

La prisión en si es un curioso compendio de ejemplos donde nos muestran lo malo-malísimos que eran los franceses en la época colonial con los prisioneros vietnamitas que luchaban por la independencia y sin embargo lo bueno-buenísimos que fueron ellos después con los pilotos yanquis de los B-52 que derribaban. Muy recomendable.

Notre Dame? No, esta siempre esta cerrada
Y ya está. Con tres-cuatro días tienes más que suficiente, posiblemente te quede una tarde entera para aburrirte si decides que tu siguiente destino sea Sapa y vayas en el tren de la noche, como fue nuestro caso.

Así que con esos tres días tuvimos de sobra para ver lo que queríamos, amortiguar el choque de llegar a este barullo de país y salir pitando hacia lo que creíamos, serian tranquilas montañas del norte. Ay, ilusos de nosotros...!

Sapa. You buy something? You buy meee??

Sapa es una ciudad?, un pueblo?, una villa? Bueno, da igual. También es un precioso valle con altísimas terrazas de campos de arroz al norte del norte de Vietnam, ya pegando con la China y a donde se dirige el turismo principalmente vietnamita, intentando escapar de la ciudad en busca de montañas y naturaleza. Dicho así puede parecer un destino atractivo. Añadamos un pasado colonial francés, con edificios y hoteles de lujo bordeando un lago que recuerda (solo un poquito) a Suiza y un aire a pueblito de los "Hautes Pyrenees", y entonces la cosa parece que promete. Esto claro, si no fuera por el circo que tienen allí montado entre hoteles, agencias y "Hill tribes". Paseando por la calle, es muy común que las mujeres de diversas etnias te atosiguen, persigan y agarren del brazo para que les compres pulseras y otras baratijas, no entendiendo un no por respuesta. Te sacas de encima a dos o tres y ahí que te vienen otras. Y si cometes el error de decirles "luego", o "mañana" ya puedes despedirte, porque se acordaran de ti y te perseguirán el resto de días. Peor aún, si piensas que comprándoles algo te las vas a quitar de encima, errrrr, error! Te vendrán otras a decir "cómprame a mi también" o "a mí por que nooooo?" Menos mal que no hicimos ninguna de las dos cosas y el último día ya ni se nos acercaban al ver el careto de cansados que debíamos tener al quitárnoslas de encima.

Jardines en torno al lago
Comprame la puuuseeeeraaa compraaameee
Otra de las cosas que todas las guías dicen que hay que hacer, que vamos, no se te ocurra perderte es "un trekking con Hill tribes". Bueno, no quiero ponerme fundamentalista pero creo que habría que recordar que es eso del trekking, o mejor, dejamos la palabrita de marras a un lado y volvemos a llamarlo por su nombre de toda la vida: montañismo, no? Pues eso, montaña puedes hacer en los Pirineos, en los Alpes, en el Himalaya o en la Patagonia. También en el Montseny o en el Gorbea, por poner otros ejemplos de lugares  "no tan famosos", pero perdón, ir a subir unas colinitas entre campos de arroz es eso precisamente: subir colinitas. Llamemos a cada cosa por su nombre, please!
Preciosos campos de arroz
Si a todo esto le sumas el circo en el que se convierte eso de ir a dormir con una tribu local, donde posiblemente estén más que hartos de recibir hordas de turistas que cada año buscan lo "autentico" y lo "diferente" y encima no recibir casi un duro de lo que se quedan las agencias y hoteles, pues como que la experiencia se queda en algo enlatado; de todo menos autentico. Así que poco mas queda por hacer. Ah sí!, puedes pagar la módica, obligatoria e innegociable cantidad de 110 dólares por persona por subir en dos días, una noche, al Fansipan, un tres mil que es el monte más alto de la península de Indochina. Pero lo siento mucho, ni somos montañeros ricos ni estamos desesperados por hacer algo a toda costa.
Como siempre lo mejor es ponerte a caminar por tu cuenta, salir del circuito turístico (aunque no sea fácil aquí) y merodear por los alrededores sin hacer caso de quien te sale a cada paso para ofrecerte algo. Eso sí, en pleno agosto prepárate, porque el idioma más hablado después del vietnamita no es ni el ingles, ni el chino ni el francés: si, si, lo adivinan? El español!!! Hordas de españoles que nos hemos encontrado aquí de vacaciones, parece que este año Vietnam ha debido de hacer mucho marketing en el salón del turismo...!
Curiosa iglesia en el centro del pueblo
Al final, los niños siempre son eso, niños...
Nuestro bonito "Auberge"
Fansipan entre la niebla
Por todo esto Sapa ha supuesto nuestra primera decepción en Vietnam. También donde hemos tenido nuestra primera bronca gorda. Nos habían avisado que algunos vietnamitas se ponen agresivos cuando discutes con ellos por temas de dinero y ya veníamos preparados (y entrenados ya que la India es un buen "playground" para esto). Pero lo que nos paso el último día rozo lo surrealista. En una bakery de las que abundan por allí, entramos a tomarnos un café con un pastelito. Chequeamos los precios de las pastas en el mostrador y pedimos algún café. El caso es que cuando nos trajeron la cuenta los precios de las pastas eran superiores a los que habíamos visto marcados en el mostrador. Preguntamos a que se debía la diferencia y nos dijeron, de muy malas formas que esos precios eran de "take away". Le dijimos a la señora que muy bien, pero que tenía que avisarlo así que solo pagaríamos por lo que marcaba en el mostrador. La diferencia eran 6000 dongs, una cantidad ridícula de 0,25 € y tampoco mucho dinero en Vietnam. Pero la señora perdió los papeles, se puso hecha una furia y nos tiro la carta por los aires como quien te tira los trastos a la cabeza que se suele decir. Nos marchamos, bueno ella nos echo también, con viento fresco sin pagar y diciéndole de todo. Por discutir por esa cantidad se quedo sin todo el dinero la muy impresentable. 

En definitiva que nos fuimos de Sapa buscando recuperar los buenos momentos y un poco de tranquilidad, pero lo que no sabíamos es que todavía quedaba por llegar lo que muchos dicen "magnifico" Halong Bay...

Halong Bay. Lo peor del "cadadurismo" vietnamita 
Bonitas rocas en la bahia
A veces uno piensa, erróneamente que ya ha visto todo lo malo, que nada puede ser peor que la peor de las experiencias que uno recuerde. Y resulta que no, que siempre queda algo peor. Halong Bay para mi, entra dentro de esta clasificación. Un entorno natural incomparable, devastado, arrasado, hundido por el turismo masivo, tanto de extranjeros como de locales vietnamitas y otros asiáticos. Un lugar magnifico pero lamentablemente maltratado y pervertido por unos locales sin escrúpulos que campan a sus anchas bajo el consentimiento del gobierno, de hoteleros, de unescos sobornadas y un largo etcétera de mangantes.

Cometimos el error de contratar un tour desde Hanói el mismo día que llegamos de Sapa. Posiblemente el infernal bus de vuelta, encajonados sin pegar ojo en camastros de 1,50m afecto a nuestras neuronas hasta el punto de no ver con malos ojos lo del tour. A las 4 de la mañana fuimos arrojados a la calle de muy malas formas por los conductores del bus, que nos dejaron tirados en las afueras de Hanói, donde casualmente había muchos taxis para hacernos el favor de llevarnos al centro. Esta práctica es muy común en los buses vietnamitas, habiéndonos contado otros viajeros sus malísimas experiencias cruzando la frontera con Laos por los pasos fronterizos del norte. De repente el bus se para, salen conductor y ayudantes a la calle, se quedan ahí sin decir nada, misteriosamente olvidan todo el ingles que sabían hasta ese momento y en menos que canta un gallo aparecen 3 o 4 taxis de estos piratas ofreciéndote llevarte al centro de la ciudad o pueblo por cifras astronómicas (nos llegaron a pedir 400.000 dongs ,unos 20 dólares), por un trayecto de unos 4 kilómetros cuyo precio normal son unos 50.000, si, si, 8 (ocho!!) veces más. Pues sí que empezábamos bien.... Al final conseguimos que nos llevaran a 4 personas por 100.000, 4 vees menos de lo que nos pedian, que ya es tambien, pero no habia otra. La clave es no ponerse nerviosos, esperar a que pase el tiempo y sobre todo a que amanezca. A medida que se va haciendo mas tarde y ven que no te mueves, ellos mismos ven que no van a ganar nada y comienzan a bajar el precio. Al final a ellos tambien les interesa y si te ven tranquilo saben que no les queda otra. Pero bueno, aun asi te pueden hacer pasar un mal rato los muy cabrones...

Camino hacia el centro con el taxi vimos lo del tai chi en el parque de al lado del lago (aquí se explica lo de las comillas de antes) y en apenas una hora ya habíamos contratado el tour, ido en moto a la estación a comprar el billete para Hue y aun tenido tiempo de comenzar con la que sería primera de las infinitas esperas y mareos a las que nos sometieron nuestros queridos guías.

El tour nos costó 49 dólares por persona, 3 días, 2 noches, una noche en barco, otra en hotel en la isla de Cat Ba, todas las entradas, actividades y comidas incluidas, menos bebidas. No parece caro, aunque nos encontramos con gente que había pagado 60 y 80 dólares por exactamente lo mismo.

Somos anti-tours y anti-algo organizado. Todos estos meses hemos hecho todo por nuestra cuenta. Lo que podíamos hacerlo de esta forma, perfecto y lo que no, no lo hacíamos. Y no por ello nos ha pasado nada. Huimos de todo lo que huela a turismo masivo y cosas programadas. Así que esta iba a ser nuestra primera experiencia de estas características.

Ya desde el principio vimos que es eso de un tour. Tratarte como a borregos, llevarte de un lado para otro sin explicarte nada, gritarte, dejarte esperando cada dos por tres, mentirte cada dos por tres, en fin, no quiero extenderme mucho... Lo peor de todo es que tuvieron la caradura de mentirnos, y esta fue gorda, diciendo que la segunda noche no la podíamos pasar en el barco, porque otro barco se había hundido y había habido muertos y que el gobierno había prohibido las pernoctaciones en el mar. Todo mentira! Hubo gente que fue a la policía de Cat Ba a comprobarlo y les dijeron que ningún barco se había hundido. Lo que debía pasar es que no tendrían sitio suficiente en los barcos para todos y alguien tenía que pringar, y nos toco a nosotros. Y vaya follón que se monto: gritos, gente que casi pegan a los guías, en fin, lamentable y nosotros con cara de: qué carajo hacemos aquí?? Los guías aparecían y desaparecían, ahora venia uno y luego era otro nuevo. Después se les olvidaba a hablar en ingles. Todo realmente muy pero que muy lamentable. Decidimos no meternos en el berenjenal, dar el dinero por perdido y tratar de disfrutar como pudiéramos del resto del tiempo que nos quedaba. Y sobre todo de aprender la lección de NUNCA MAIS…. Pasamos la segunda noche en el hotel, donde nos trataron (de nuevo) fatal y deseando de que llegara el final de esta pesadilla. Algún día tuvimos que ir a comer por nuestra cuenta para huir del rancho de arroz que nos daban y la verdad es que en la isla tampoco se caracterizaban por su amabilidad. Menos mal que tampoco vinimos por nuestra cuenta a Cat Ba como leímos en muchos blogs y después organizar algo desde allí, porque en Cat Ba son igual de antipáticos que los de Halong City y los de Hanói dedicados a este arte del mareo al turista. En fin, vaya sitio…!!!
Nuestro barquito en el que NO pasamos la noche
En cuanto a Halong Bay en sí, bueno, no está mal, aunque sobreexplotado por barcos y mas barcos llenos de turistas. También notamos (y esto es común en otros países), como se preocupaban mucho de decir que los turistas no ensuciemos ni contaminemos, y luego veías como los mismos locales viviendo en villas pesqueras flotantes, no tienen ningún cuidado ni respeto, ensuciándolo todo cada día y echando la basura al mar. Es lamentable que este entorno natural, esta maravilla de la naturaleza se encuentre en este estado y que encima este declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. Lo repito, LA MEN TA BLE!!

Zumo de bamboo
Cuevita infestada de medusas en la que darse un baño
Mucho mejor después de un bañito
Preciosa bahia, lastima de todo lo demás...
Playa en Monkey Island
Aldea flotante de pescadores
Aunque las comparaciones no sean buenas, durante los 3 días recordé más de una vez la bahía de Koh Phi Phi en Tailandia y no pude menos que sentir nostalgia de ese si, maravilloso lugar

En resumen

Nos ha  quedado bastante mal sabor de boca en estos primeros 10 días en Vietnam. Nos hemos ido del norte pensando y reafirmando en lo que ya nos hemos encontrado muchas veces. El problema en estas situaciones es el cómo te tratan, más que cualquier otra cosa. Se piensan que todos los turistas somos borregos y que pueden hacer contigo lo que les dé la gana. Nosotros, después de muchos batacazos, ya hemos decidido que por ahí no pasamos. La pena es que por culpa de esta gentuza, que son al fin al cabo la cara visible al turista, el en general afable carácter de los locales queda oculto bajo esta maraña de mafiosos que conforman agencias de viajes, hoteleros sin escrúpulos, guías, autobuseros, taxistas cara dura y un largo etcétera. Por eso siempre digo lo mismo: evitar a toda costa los circuitos turísticos y la gente que por ellos se mueve, no ir más que lo estrictamente necesario a bares/restaurantes "de guiris"; te trataran mal, te darán de comer poco y pagaras una fortuna. Comer en sitios locales, aprender algunas palabras del idioma, comprar en mercados lejos del bullicio de los guiris; todo eso nos dará una visión real del país y de su gente; todo lo demás, es mentira, es un país ilusorio hecho a la medida del turista sin ambición de ir mas allá, que quiere encontrar la comodidad de lo ya conocido en un destino exótico donde todo sea más barato y por unos pocos días sentirse con poder y como si fuera millonario.
Así que para nosotros lección aprendida: primer y último tour de este viaje y de los que vengan. Seguro!!

7 comentarios:

  1. No son perros enfadados!!!! Son lo que ellos denominan unicornios..encargados de la protección!!
    En cuanto a Hanoi...hay cosas que ver, pasear, y el templo de la literatura, si te lees su historia es bastante interesante (la fábula de la tortuga y la garza y muchas más cosas). En cuanto a Halong Bay..mala suerte...yo solo fuí una noche y también hice un trekking en una isla de Halong para ver la bahía desde arriba (paisaje paradisíaco muy bonito y luego Cat Ba(donde había mucho turismo chino) y fue muy divertido...!!! En cuanto a los precios, tienes que negociar todo lo que hagas, incluso las botellas de agua. Pero, jamás, jamás conseguirás el mismo precio que un vietnamita (lo tienen muy claro, ellos no viven del turismo, no es su principal medio si se lo compras bien y sinó también). Tienes que negociar la mitad del precio que pidan, eso es lo normal para el no vietnamita (y te distinguen bien...simplemente mirándote a la cara jajaja).
    En cuanto a Sapa...mejor elección hubiera sido Bac Ha, poco turista por los arrozales y durmiendo en casa local (barato y comida en abundancia muy buena, casera y la gente muy amable), además así fuimos al mercado Hmong..muy curioso y divertido...Lo siento, no me he podido aguantar...

    ResponderEliminar
  2. Ah, se me olvidaba...una ventaja de ser turista es que te cuelan para ver a Ho Chi Minh, no hay que hacer la cola infernal...puedes entrar a verlo haciendo solo un último tramo final de cola y es gratis...además dentro se está fresquito!
    Lástima que no vieras el museo de la guerra...y no te digo nada más...que yo soy una simple turista...y tú un viajero experimentado ;) (que al final hace cosas de turista...) Ei, te lo digo con cariño...!

    ResponderEliminar
  3. Anonimo, si regateas haciendo caso de la LP y les dices la mitad de lo que te piden, ya veras como aceptan a la primera. Seguramemte sera porque te piden entre 6 y 8 veces mas de lo que piensan sacarse, asi que si les dices la mitad, gran negocio... para ellos claro! Comprobado por mi mismo y por mucha gente con la que me he ido encontrando en mas de 10 meses en muchos paises diferentes.

    En cuanto a que Vietnam no vive del turismo, y concretamente Halong y Sapa que son de los que hablo, me parece que hemos estado en lugares bien diferentes. Mejor para ti si no has tenido esa percepcion. Eso que te has ahorrado. Pero por ejemplo, en Sapa posiblemente una de las cosas mas lamentables sea que esas mujeres hmong que tan bien te trataron, no envien a sus hijos a educarse en el colegio pq prefieran que deambulen por las calles vendiendo baratijas. Pero eso seguro que no te lo contaron ese dia.

    En cuanto a lo de viajero o turista, cada uno hace lo que puede, sabe, quiere o elige. Yo en este momento elijo ser viajero, y no tengo pq justificarme de lo que hago. Si tocan cosas de turistas, pues OK, aunque trato de huir de ellas al maximo pq en mi opinion no dan una vision real del lugar.

    Aunque por supuesto, cada uno tiene su opinion y es libre de expresarla como quiera, publica o anonimamente

    ResponderEliminar
  4. jajaja..todo eso ya lo sé...los niños en la época que has ido están de vacaciones por eso andan vendiendo baratijas...y es muy triste verlos trabajar...ya lo sé, probablemente para sus madres también lo sea.
    Y que sepas que no he llevado la LP!!! he ido con una persona que lleva años viviendo allí..he pagado lo que he considerado justo! He vivido, hablado y tomado un te en casa de gente normal, he tenido esa suerte,!!! Simplemente eran consejos porque ya he estado ahí...

    Lola Quero

    ResponderEliminar
  5. me dejas helada con tu experiencia...
    Nosotros vamos en un par de semanas a camboya tailandia y vietnam. Comenzaremos con hanoi halong bay y sapa. Veo en todos los foros que recomiendan lo del tour, pero no estamos muy seguros de que sea lo mejor.
    Sabes si se puede visitar por tu cuenta?

    ResponderEliminar
  6. Hola,

    pues si, fue como dices, una exaperiencia. Ahora, con la perspectiva del tiempo, la recuerdo hasta con carino y todo...
    Bueno, a ver, en general si que lo puedes hacer por tu cuenta. Nosotros lo que vimos es que al final salia mas caro y perdias mas tiempo. Si vas con tiempo y no te importa, posiblemente te vaya mejor hacerlo asi. En nuestro caso, ibamos un poco limitados por el tema visado y pq queriamos ver demasiadas cosas en poco tiempo, a pesar de que no era un viaje de vacaciones.
    Solo puedo decirte que cada uno tiene su experiencia. Me he encontrado gente hablando maravillas de Halong y de Vietnam y otros todo lo contrario. Para nosotros, Vietnam fue un pais donde el excesivo turismo y el caracter vietnamita, demasiado mal acostumbrado a ese turismo facil, ha hecho perder mucha de la esencia del pais. Solo has de escapar de la ruta trillada para encontrar buena gente, como en todas partes
    Armaros de paciencia y sobre todo, disfrutad de la experiencia
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Nosotros estamos en Vietnam en este momento, llevamos 6 meses en Asia y este pais es lo peor del viaje, la gente es agresiva y violenta, en bahia de halong hasta nos amenazaron de muerte los guias del tour por el que pagamos 200 dolares por dos noches. Las vendedoras ambulantes de Hanoi si no les compras a precios desorbitados te pegan en la espalda un puñetazo cuando sigues caminando. Gracias que en tres dias nos vamos a Tailandia xq aqui no quieren a los occidentales, pais rencoroso y resentido, que pena me dan, xq estan amargados.

    ResponderEliminar