Entradas populares

Día 14: de Letdar a Thorong Phedi High Camp: "Habrá sitio ahí arriba?" (29.10.2010)

Final del valle Marshyangdi
7,10 de la mañana en Letdar. Nos ponemos en marcha temprano ya que hay que llegar hasta el High Camp de Thorong Phedi y no queremos arriesgarnos a que pase como hace dos días en Yak Kharka, donde tuvimos que dar varias vueltas hasta encontrar alojamiento. Solo hay un lodge antes de pasar Thorong La y ya se nota que esta todo el mundo un poco nervioso y a la carrera por encontrar un hueco ahí arriba. 


La subida no parece dura pero...
Tenemos un día despejado y con Sol, aunque este aun no se dejara ver hasta que esté bien alto, consecuencia de estar tan encajonados en este valle. Así que hace un frio que pela de buena mañana. Como prueba, apenas nos hemos podido lavar las manos ni la cara, ya que de los grifos solo sale un hilillo congelado de agua, que le vamos a hacer!, lo dejaremos para más tarde... Mientras tanto habrá que ir por ahí sin lavarse y con estos pelos, aunque no creo que nadie vaya a fijarse mucho en eso hoy. 

Thorong Phedi, nada del otro mundo...
El camino hasta Thorong Phedi resulta muy bonito, la vegetación ha desaparecido por completo a estas alturas y solo queda roca, hielo y piedra. Un paisaje pelado y desolado, donde ya se nota la cercanía de la planicie del valle de Mustang y del Tibet. La subida no es muy dura en cuanto a la pendiente. Es bastante progresiva con excepción del primer tramo, donde sí que nos desollamos un poco con el camino tan empinado. Pero de todo, lo que más cuesta sin duda es vencer la altitud. En cada paso dado notas una dificultad adicional, un no poder respirar del todo, una sensación como si alguien te estuviera intentando tirar hacia abajo con una cuerdecilla, mientras tu tratas de seguir adelante como puedes, resoplando y rebuznando como un buey que tirara de su pesada carga...

Llegamos a Thorong Phedi, primero yo y Elena después. Ya estamos a 4.200m y a ella le cuesta mucho respirar y nos planteamos si quedarnos allí mismo o seguir. El caso es que todavía es demasiado temprano y aun tenemos tiempo para subir más y acabar el día en el High Camp. De hecho, si no lo hacemos así será muy difícil pasar Thorong La desde tan abajo en un solo día. Así que tras un descanso, decidimos proseguir.

El camino final hasta el High Camp no es muy largo; lo ves,  intuyes que debe estar justo ahí encima, detrás de aquellas rocas, pero es una subida interminable que parece no acabar nunca. Unos 500m de desnivel en apenas una hora sin ni siquiera un lugar o rellano donde tomar un respiro. En el camino vas viendo caballos y porters con su pesada carga de 30 o 35 Kg a la espalda, atada a la frente y subiendo en chancletas y piensas en que realmente esta gente está hecha de otra pasta! Yo apenas cargo con 15 Kg y casi no puedo sacar la nariz del suelo en estas condiciones…

Ya veo el High Camp!!
Voy avanzando y a mi sufrimiento se añade la angustia de pensar si habrá sitio, solo faltaría que encima estuviera todo lleno y tuviéramos de bajar todo esto para mañana volver a subirlo! Prefiero no pensar... Así que me adelanto un poco y llego primero para buscar room. Y si! Hay suerte y tenemos sitio, una habitación bastante desangelada en la que por la noche se colara el viento y pasaremos un frio terrible, pero en ese momento nos parece como si estuviéramos en el Ritz. En fin, no se puede pedir mucho más a casi 4900m...

Un merecido descanso..
Por la tarde aprovecho para subir a una colinita cercana y disfrutar de las últimas vistas de los Annapurnas por este lado, ya que mañana irán desapareciendo poco a poco al pasar hacia el otro valle. Mientras Elena trata de pasar lo mejor posible el dolor de cabeza y el mal de altura con una siesta. De vuelta al lodge, me encuentro de nuevo con los gallegos que fueron al Chulu West y pasamos la tarde en el comedor del lodge entre tés y charla y tratando de entrar en calor lo mejor posible, ya que al irse el Sol comienza a hacer un frio tremendo y el fueguito este que tienen aquí no llega para todos...

Annapurnas en la distancia...
El High Camp desde la colinita
Y mas abajo Thorong Phedi
Pronto, muy pronto, a eso de las 8 de la tarde se acaba el día. Toca ir a dormir, ya que ante lo que se avecina mañana no se puede hacer otra cosa. Con frio, humedad y dolor de cabeza nos metemos en el saco implorando que la noche pase lo más pronto posible. Thorong La nos espera amenazante ahí arriba...

Con el Chulu West detras

El camino de mañana y Thorong Peak

Texto: ©Iñaki Barettini
Fotos: ©Iñaki Barettini (inakibarettini@hotmail.com) y ©Elena Castillo (elenafcp@hotmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario