Entradas populares

Día 12: Vuelta de 3 días en Tilicho Trek: de Tilicho Hotel a Jak Kharka: "All Packed" (27.10.2010)

Desde Upper Khansgar. Detras, la Gran Barrera...
Lo malo que tiene no creerte nunca lo que te dicen es que alguna vez puede pasar que sea verdad y no te la estén intentando colar. Como ya llevamos muchos días tratando con los nepalíes y les tenemos más que calado lo troleros que son, eso fue lo que pensamos llegando a Yak Kharka, nuestro destino de hoy.
A nuestro paso por un grupo de casuchas a algo más de un kilometro antes del centro del pueblo, un viejo de un lodge salió a nuestro paso para decirnos que nos quedáramos en su chiringo, ya que según el, todo estaba lleno más adelante. Qué raro, pensamos... o ni siquiera nos sorprendimos. Otro que hace su juego y trata de pillar clientes con el truquillo de que el siguiente pueblo está muy lejos o que todo está lleno o vete tú a saber que artimaña, pensamos para nuestros adentros. El caso es que seguimos adelante, sin apenas hacerle caso. "mmm mmm maybe later, thank youuuu...". Lo que no sabíamos en ese momento, era que ese comentario se convertiría en realidad un rato más tarde...

Annapurnas al alcance de la mano...
Llegamos a Yak Kharka, que significa  pastos para yaks en nepalí. Los pastos ahí estaban, pero ni rastro de los yaks. Empezamos a mirar alojamiento y nos dicen que "full". Ay!, pensamos... Bueno, sigamos, igual ha sido una coincidencia. Los siguientes, lo mismo: "All packed", nos dicen algunos; otros, ni se molestan en contestarnos, ya tienen el negocio bien atadito así que no les interesamos. Como cambian las tornas. De no dejarnos en paz hace unos días cada vez que llegábamos a un pueblito en el que había mucha oferta y poca demanda, a ni mirarnos ahora que somos nosotros los desesperados por encontrar un techo donde sea.
Nuestros temores se confirman. Pateamos el pueblo entero y no hay un mísero sitio. Y es raro, ya que todo parece bastante solitario. Nos estarán tomando el pelo? Habrá alguna cámara oculta? Nos cruzamos con alguien al que creemos entender que hay un grupo que ha reservado casi todo y esa debe ser la causa. Buf! Decido adelantarme un poco más saliendo ya del pueblo, como a 1 km arriba donde sobresalen dos casas. Voy para alla y tampoco! Agua...! La opcion de dormir en algun "dinning" entre cientos de mantas y con todos los porters va tomando cada vez mas forma...

Aqui tenemos de to...
Nos entra un poco el pánico, ya que Letdar, el siguiente pueblo con opciones queda un poco lejos, a unas dos horas y ya no damos más de sí. Además oímos rumores de que allí pasa lo mismo. Así que a regañadientes y un poco de miedo en el cuerpo, volvemos para atrás a donde el viejo. Solo faltaría que también se hubiera llenado con la gente que venia detrás nuestro! 

Intentamos montar una estrategia para confundirle y que no se acuerde de nosotros, pero no cuela. Nada más vernos, nos reconoce al instante y encima nos suelta la reprimenda: "Veis como era verdad y estaba todo llenoooo??". Dedo en el ojo. "mmmm es que no le entendimoooss". Pero este de tonto no tiene un pelo y ahora se aprovecha de nuestra indisimulable cara de desesperados. Nos saca 300 rupias, que es como el triple de lo que venimos pagando normalmente. Pero no tenemos elección. Encima por una cochambre de habitación sin luz, ni agua, ni ducha, ya no dentro, eso son muchos lujos, es que ni siquiera compartida. Vaya final de día!

Día por otro lado, excepcional. Aunque larguísimo y duro. Desde el Tilicho Peak Hotel comienza nuestra jornada. Por fin conseguimos descansar bien después de la "experiencia" del tugurio del Tilicho Base Camp. Salimos pronto y seguimos una ruta diferente que a la ida, más alta, la que va por Upper Khansgar, un pueblo abandonado o quizá solo utilizado en época de pastos para animales en verano. Las vistas de los Annapurnas y del Manaslu cerrando el valle son memorables. Vamos solos por el camino, apenas nos encontramos con gente, y a veces dudamos de por donde continuar. Esta ruta, al ser mucho menos transitada que el circuito principal, esta menos marcada y algunos cruces son un poco confusos. Aunque bueno, es fácil de intuir que hay que doblar el valle, bajar y bajar hasta alcanzar el rio y llegar a juntarnos otra vez con la ruta principal que viene de Manang. 

El camino hasta Yak Kharka se hace interminable. El valle es tan abierto, tan ancho, que parece que seas una hormiguita que apenas avance entre tanta enormidad... Y poco a poco, casi sin darnos cuenta, vamos ganando altitud, encontrándonos finalmente con el grupo de casuchas donde deberíamos de pasar la noche.

Ummm, por donde sera el camino??
Ahh, por aqui!
Parece que no se sube, pero ya ya...
Una noche un poco fría y sosa, ya que solo estamos con unos americanos más pendientes de sus cámaras de fotos que de otra cosa y de una pareja de checos bastante callados. Mientras, tengo que montar un poco el pollo para que nos pongan más leña en el fuego y no helarnos. Que cansado es estar batallando todos los días por estas cosas...!

Sin mucho más que hacer nos vamos a nuestra gélida cueva, a meternos en el saco, esperar a que pase pronto la noche y deseando mañana tener un poco más de suerte…

Texto: ©Iñaki Barettini
Fotos: ©Iñaki Barettini (inakibarettini@hotmail.com) y ©Elena Castillo (elenafcp@hotmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario