Entradas populares

Chiang Mai: De templo en templo

Doi Suthep, el templo mas venerado de Chiang Mai
Chiang Mai es una ciudad al Norte de Tailandia. Es el centro de referencia de toda la zona, cultural y comercial, no solo para las otras provincias de alrededor sino también para los países limítrofes de Laos y Myanmar (Birmania). 

Hechas las presentaciones, vamos al tema. La ciudad tiene una onda menos estresante que la de Bangkok, aunque tráfico y humos haberlos, también los hay. Pero el ambiente, la gente y la vida en general son mucho más relajados.
 
También es la capital cultural del país. Bueno, esto puede ser, aunque quizá no en el sentido en el que los occidentales entendemos una etiqueta de este estilo. Sí que hay varias características culturales; ambiente universitario, librerías, modernos cafés "western style", vida nocturna, actividades de aventura por los alrededores, mercados típicos (Saturday y Sunday Market), pero quizá algo diferente de ese “cosmopolitismo” (yo llamaría pijeria) de otras ciudades, tipo Barcelona o Paris, por poner las primeras que me vienen a la cabeza cuando hablamos de "ciudad cultural". Para nuestros estándares, quizá sería una pequeña capital de provincia, también por su tamaño (unos 200.000 habitantes). Lo mismo da, así que como quiero prescindir de mi óptica occidental por un periodo de tiempo t, con t tendiendo al infinito, todo lo dicho es más que suficiente como para que pueda presumir dignamente de ese merecido estatus.

Foso alrededor de la muralla
La parte más típica de la ciudad es la “Old City”. Es un cuadrado en el centro, limitado por una antigua muralla que hoy en día está casi enteramente derruida, a excepción de varias puertas de entrada, en los cuatro puntos cardinales y alguna más por otras esquinas. Algunas de ellas están medio restauradas, otras no. Alrededor de la muralla, por la parte de fuera, un antiguo foso que hoy sirve de adorno con algunas fuentecillas, le dan frescura a la principal carretera de fuera de la muralla, con demasiado trafico para mi gusto. 

Abre la muralla...
Esta Old City funciona como centro neurálgico de la ciudad, al menos desde el punto de vista turístico, porque también muchos puntos de interés se encuentran fuera de ese cuadrado "mágico"... Allí se sitúan todas las calles típicas de alojamientos y servicios, cafés, restaurantes, agencias de viajes, tiendas de alquiler de motos, de coches, de bicis, spas de masajes (los masajes, para otro dia, es otro post enterito...).

Y no se me podía olvidar. Los templos más famosos! Templos de todos los estilos y colores, grandes y pequeños, sencillos y fastuosos, templos en cada esquina, a cada rincón de cada calle grande o de cada soi (creo que ya explique lo que era un Soi). Templos a cientos, dándole un hermoso colorido a la ciudad, y de donde no dejan de entrar y salir por igual, turistas con sus mega cámaras o grupos de monjes enfundados en sus túnicas de color naranja chillón, puede que con aire de meditación y reposo, como puede que hablando por su Blackberry o iPhone de última generación. La maldita globalización no deja títere con cabeza. Ay! si Lord Budha despertara de su Nirvana...!

Precioso Wat Phra Singh (Templo del Buda Leon)
Chedi (Stupa) dorada
He oído decir que hay como unos 300 templos, la verdad es que imposible de comprobarlo por uno mismo! Como para estar visitándolos uno cada día y pasarnos un año entero sin repetir ninguno... Todos los que he visto tienen su encanto. Algunos son autenticas obras de arte, me gustaría llevarme alguno de esos para casa y poder disfrutar de verlo y verlo, pero no se qué cara pondrían en el "Customs" del aeropuerto... Los interiores siempre están muy recargados con figuras de Buda por todas partes. De todos los tamaños, colores y formas imaginables. Grandes y pequeñas; negras, doradas o esmeralda; tumbado, o sentado, o reclinado. De estilo tradicional o Lanna (un estilo típico del norte, con cara regordeta y pies hinchados). Cirios, velas enormes, barras de incienso, ofrendas, todo lleno de cosas, por todas partes, pero todo ordenadito, impoluto, todo en su sitio. Creo que es aquí, dentro de un templo, donde más puedes aprender del carácter thai. Orden, pulcritud (un poco exagerada a veces), respeto, simpatía, humildad, sencillez...

El Buda gordo (con perdon...)
Buda reclinado
Saludemos al Sr. Buda como se merece!
Es muy fácil en esta ciudad contagiarte del espíritu relajado de sus habitantes y pasar algunos días haciendo realmente poco o nada. Este es un concepto poco común para nosotros: no hacer nada. Suena a perder el tiempo, a estar poco menos que tirando tu vida por la borda, tan acostumbrados a nuestra dinámica de hacer, hacer y hacer, sin apenas tener tiempo para saborear, rememorar, repasar los momentos vividos…

“-Venga hoy dos templos, tres cataratas y dos cuevas. Táchalas de la lista!”, “-Que mas hay para hacer por aquí? Que dice la XXX? (Aclaración: XXX = dícese de una famosa guía de viajes, supuestamente dirigida a un público mochilero, que utiliza una jerga “juvenil-pasota-rollo guay” un poco irritante y que lleva todo el mundo debajo del brazo allá donde va y que POR SUPUESTO no quiero ni nombrar en mi Blog. Solo me faltaba darles publicidad encima!)

Es cierto que hay miles de cosas por hacer y miles de agencias donde contratar miles de excursiones. Pero también tiene su encanto salir por la mañana a pasear en bicicleta, ver como la gente te saluda con una sonrisa, solo porque si, sin motivo alguno, irte a un mercado local a comprar fruta, comer en un sencillo restaurante de mesas y sillas de plástico donde hacerte entender que es lo que quieres y cuanto cuesta puede ser todo un reto, aunque divertido, ya que los thais apenas se estresan y se lo toman todo con mucha filosofía y humor. Y si no, siempre están las señas o las calculadoras para hacerse entender....  
Grandes pequeñas cosas que te hacen aprender mucho de un país y del carácter de su gente.

Así es Chiang Mai, un lugar del que si algo da pereza, es precisamente irse...

Rezando alrededor de la Stupa
Un desfile de domingo
A donde vayan mis pies, alli estare

No hay comentarios:

Publicar un comentario