Entradas populares

Malasia: huyendo del monzon


Cenang Beach
En principio nuestro paso por Malasia se iba a limitar a un tramite burocratico: la renovacion del visado de Thailandia. El plan era ir a Penang, una isla bastante turistica, gestionar el visado y volver de nuevo a Thailandia via Langkawi, otra turistica isla, un poco mas al norte y muy cerca de la frontera tailandesa.

Lo que en teoria llevaria solo 2-3 dias se convirtieron en 9. La razon? La lluvia e inundaciones provocadas por el monzon, o lo que carajo fuera que paso a final de marzo por el sur de Thailandia y norte de Malasia...

 Y digo esto porque nadie supo explicarnos que era exactamente aquello. Unos decian que no era normal que lloviese tanto en esa epoca del año; otros que se habia adelantado el monzon un mes mas de lo normal; otros incluso nos dijeron que el monzon en Malasia y en Thailandia son totalmente diferentes, ya que tiene mucho que ver la direccion del viento, diferente a cada lado de la frontera. Y eso puede provocar que llueva una barbaridad en el lado malayo y a solo 50 km, en el lado thailandes, hacer un Sol esplendido...

Habia oido hablar alguna vez del monzon, pero no me imaginaba hasta que no lo vi, que era eso de llover y llover y llover... Los primeros dias en Penang resultaba curioso ser testigo, por una vez en la vida, de este fenomeno natural. La isla, una especie de Benidorm en version asiatica, llena de hoteles, rascacielos y centros comerciales, no nos interesaba demasiado, asi que no nos importo mucho al principio; incluso hasta se veia divertido...

Que cielo!
Al llegar a Langkawi parecia que nuestra suerte cambiaba. El Sol volvia a salir y la isla era bastante verde, asi que pensamos que pasariamos unos dias disfrutando de ella con la misma formula: alquilar una moto y a patear.... Pero, ay!, que ilusos, la lluvia nunca se va del todo por aqui! La cosa no habia hecho mas que empezar...

Durante los siguientes 5 dias no paro de llover. Mañana, tarde y noche. A veces remitia un poquito, y entonces veias como salia todo el mundo de sus refugios para ir a comer, cenar, comprar... Cuando parecia que quiza lo peor hubiera pasado ya, otra vez! Lluvia a cantaros y corriendo todo el mundo a sus guaridas... Y asi toda la semana. Y claro, ni hablar de alquilar moto, ni visitar otras partes de la isla ni hacer nada de nada. Ya la cosa no parecia tan divertida... Ademas los paisanos no eran muy amables que digamos. Despues de un mes en Thailandia donde todo eran sonrisas, nos volvimos a encontrar con una gente un poco fria y distante. Habia una extraña mezcla cultural de indios y musulmanes con los autoctonos malayos y por ahi podia venirles la antipatia esa que transpiraban por todos sus poros... Despues de pensar que la experiencia de la India ya estaba superada, de vez en cuando nos echabamos a temblar al cruzarnos con grupos de indios y recordar su tradicional "simpatia"... Al cabo de 5 dias vimos que no habia forma y pusimos tierra de por medio. Por fin se podia salir de la isla, ya que durante unos dias no hubo ferries ni conexion con Thailandia...estabamos literalmente atrapados por el monzon...

Un discurrir por Malasia pasado por agua. Al llegar a Koh Lanta, ya en Thailandia, respiramos aliviados al ver salir de nuevo el Sol, implorando al cielo que no nos abandonara en mucho tiempo.. Nos hizo caso!

Parachutes en la playa

No hay comentarios:

Publicar un comentario