Entradas populares

Dia 17: de Muktinath a Jomsom: "El valle mas profundo del mundo" (1.11.2010)

Muktinath, un pueblito de cuento...
Al cruzar Thorong La Pass, el paisaje cambia por completo. Despues de dos semanas por un valle verde y frondoso como el de Marshyangdi, el contraste con el valle del Kali Gandaki es tremendo. Arido, desertico, un viento casi patagonico y todavia mucho, mucho frio, a pesar de que en esta epoca el clima deberia ser mas benigno. El cambio climatico? Quien sabe...

El caso es que este valle, encajonado entre el antiguo reino de Mustang y los macizos del Dhaulagiri y del Annapurna, recibe el calificativo del valle mas profundo del mundo. Eso se debe, segun cuentan los locales, a que en las zonas por donde mas se estrecha, los dos colosos estan separados por una distancia de apenas 30 km y el desnivel entre las cimas mas altas y las laderas del valle es de unos 4000m, casi nada!

Majestuoso, el Dhaulagiri I desde sus 8.167m...
El rio Gandaki y el valle al que da nombre...
No tengo palabras...
Asi que parece que con esto cerramos el circulo. Primero fue el lago mas alto del mundo (Tilicho), despues siguio el paso mas alto (Thorong La) y al final el valle mas profundo.... Nuestro "triplete" particular por el mundo de la montaña en apenas 20 dias... Lo que no sabemos es cuantos otros lagos o pasos hay dispersados por el planeta posiblemente reclamando los mismos o similares honores y galardones...

El dia comienza en Muktinath, de donde salimos pronto ya que nos espera una larga bajada de mas de 1000m de desnivel. Ayer fue dia de descanso y parece que ha surtido efecto y las piernas comienzan a responder como en los mejores momentos. Sorprendentemente, el dia es claro y soleado, no porque no sea lo normal por estas fechas, sino porque no era lo esperado tras la nevada de ayer... Asi que mejor aprovechar para disfrutar de este grandioso valle, no vaya a ser que nos sorprenda de nuevo la nieve...

Color de agua increiblemente gris...
Aqui cada uno va por donde quiere...
El rio de la vida...
El Thorong La Pass no solo supone un cambio de paisaje sino tambien administrativo. Hemos cambiado la provincia de Manang por la de Mustang. Por el camino pasamos por pueblitos tipicos, comp Khingar, Jarkhot o Kagbeni. La mayoria son asentamientos de refugiados tibetanos huyendo del regimen chino, todos ellos con sencillas construcciones rurales y reconvertidos hoy en casas de te o lodges donde poder acortar una etapa o hacer un alto en el camino para comer o hacer un descansillo. Con tanta oferta, la competencia es dura y no es raro que traten de convencerte para que conviertas tu break en algo mas largo como una pernoctacion en su "nice place, nice room, very veryy cheaap". Las tretas pueden ser varias, pero la mas comun es alargar in eternum el tiempo de servirte la comida y esperar a que la pereza, el sueño o el reloj, hagan sus efectos...

Pueblitos por el camino
El Hilton, todo un lujo montanero.
El tramo final del camino antes de Jomsom es interminable. Se puede ver el pueblo, muy lejano en la distancia y que parece no vayas a llegar nunca... Es aqui, en el ultimo tercio de la etapa, donde el valle gira a la izquierda y se contempla en todo su esplendor; delante, la piramide del Nilgiri North, un sietemil "de nada" justo encima de nuestras cabezas, amenazante, como si se nos fuera a caer encima... Al fondo, el monte blanco, Dhaulagiri, con su tremenda cresta de roca y hielo. Y de un lado al otro, el valle, enorme e inabarcable. Un dificil caminar con el viento huracanado soplando implacable y castigandonos los ojos y la piel... Que pequeños y fragiles puede hacernos sentir la Naturaleza en estas ocasiones...

Nilgiri North, 7.000 m sobre nuestras cabezas...
Poco a poco vamos entrando en Jomsom, centro neuralgico de la zona y donde ya se oye el inevitable barullo. Casi sin darnos cuenta, ya estamos en lo mas parecido a la civilizacion que se puede encontrar por aqui. Tiendas, albergues y hasta un pequeño aeropuerto. Un lugar bastante insulso y sin atractivo alguno... Tras mas de 15 dias de camino y despues de haber oido tantas veces hablar de este lugar, no puedo sino pensar en esa innata capacidad del ser humano para afear y estropear con sus "obras" aquello con lo que la Naturaleza nos ha regalado si pedir nada a cambio...



Texto: ©Iñaki Barettini
Fotos: ©Iñaki Barettini (inakibarettini@hotmail.com) y ©Elena Castillo (elenafcp@hotmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada