Entradas populares

Koh Lanta: Rocky, rocky, rockyyy...

Arena blanca y agua azul
A primera vista Koh Lanta engaña. La isla se ve un poco desordenada, sucia y dejada para lo que es normal en Tailandia. Algunas playas pierden todo el encanto que sin duda tienen, cuando caminando por ellas en marea alta, se comprueban los efectos de la masificación turistica. Botellas de todo tipo, latas de refrescos o bolsas de plástico son algunos de los regalos que le hacemos al mar con nuestra irresponsabilidad... Ojo, los locales tampoco se libran y ellos tambien son causantes de la contaminación. No hay mas que ver como están sus villas y casas para comprobar sus bajos estandares de limpieza...


Por otro lado algunas de las muchas playas de la costa oeste (la mas desarrollada en cuanto a turismo se refiere) son un poco rocosas, lo que hace que el baño en ellas sea una prueba de fuego para los pies sensibles...

Rocas que aparecen al bajar la marea
Pero como decía, esto es solo a primera vista... Si uno se toma el tiempo suficiente, podrá descubrir una isla atractiva, con muchas playas idílicas y una exhuberante naturaleza tropical

De nuevo la mejor forma de recorrerla es alquilando una pequeña scooter, mas o menos al precio estandar de 160-200 Baht el dia. En nuestro caso con 5 días tuvimos suficiente para visitar los lugares mas interesantes. Al norte las playas mas masificadas y sucias; Long Beach (¿por qué siempre habrá una que se llama asi en cada isla?) y Klong Dao Beach. En el centro de la isla Klong Khong Beach, donde nos alojamos, con una playa un poco rocosa aunque bonita y no muy sucia. El pueblo bastante básico, con pocos restaurantes, algun super local, y...como no? un seven eleven...!

Gran vista desde un restaurante de la costa este
Ola perfecta!
Bamboo Bay, Naturaleza en estado puro
Barquitos en la Fisherman Village
Más hacia el Sur viene lo bueno. A medida que se va bajando, las playas son más solitarias y espectaculares: Klong Ning, Kantieng Bay y asi hasta llegar a las dos ultimas, Bamboo Bay y la que está dentro del parque nacional (un nombre impronunciable...) con un bonito faro resguardándola. Espectaculares, con fina arena blanca y aguas verde trasparente... Y lo mejor, poca, muy poca gente!

Por la costa este no hay playas, pero el paisaje de "mangrove" (manglares) y pueblitos pesqueros es muy tranquilo y bucolico. En la carretera que lleva al Sur por ese lado, se puede parar y comer en algun restaurante con vistas, degustar buena comida y amable trato de los locales o simplemente relajarse mirando a la lejanía y viendo cómo los pequeños botes llevan a la gente de una isla a otra, ahora en un sentido, ahora en el otro...

También hay otras actividades a parte de playa, algun trekking por la jungla a unas cuevas, aunque evitamos la que era de pago...y una waterfall a la que no pudimos ir por la trifulca que nos monto el tipejo del parking...
Guardaré un especial recuerdo de esta isla, ya que fue aqui donde me atreví a conducir una moto por primera vez... La verdad es que una vez que superas los nervios y miedos tontos, te das cuenta de que todo es mas facil de lo que parece...

Motorizado!
Por fin las playas que buscabamos!
Que mejor puesta de Sol que esta?
Y como no, recordaré tambien al paisano de un restaurante local en el que cenamos un día, como nos explicaba sobre un mapa con su gracioso inglés de acento thai, cuales de las playas eran "no good, very rockyyy, very rockyyy..." y cuales eran "good good, no doooky no doookyyy"...
Koh Lanta, primera parada en el regreso a Thailandia. Primer acierto!

Si si, hay que andarse con ojo!
Puesta de Sol
Barquito de Papel...
A ver si pescamos algo...

1 comentario:

  1. Muy simpática y muy útil esta publicación. En unos días iremos a esta isla y creemos que estaremos más por el sur, lejos de la masificación.

    Saludos desde Krabi. Ami.

    ResponderEliminar