Entradas populares

Dia 33: de Ghandruk a Pokhara: "Siempre hay un final" (17.11.2010)

Flor y montanas
Si hay algo que me hace siempre volver a las montanas, ese que intangible y a veces inexplicable, se manifiesta siempre el ultimo dia de estar alli. Una sensacion de nostalgia, de final de algo, de vacio incluso... La montana esta ahi, decimos como consuelo, y siempre se puede volver, pero cuando uno vuelve, si es que lo hace, al cabo quiza de muchos anos, puede que no exactamente al mismo lugar, probablemente ya no sera la misma persona, o los ojos a traves de los cuales mira, ya no seran aquellos con los que lo hizo la primera vez. Las percepciones, las sutilezas, las experiencias y el paso del tiempo nos moldearan de tal forma que jamas sentiremos lo mismo.
Seremos mas viejos (quiza mas sabios?), menos impresionables...Durante todo el dia esa sensacion me acompano en la bajada desde Ghandruk hasta finalizar en Pokhara nuestro recorrido, 33 dias en el Annapurna, 33 dias increibles, con momentos buenos, malos y peores, excepcionales, pero una experiencia unica, irrepetible...

Prayer flags en la terracita del lodge
El dia amanecio apacible y un poco soleado, a diferencia de los anteriores. Por ultima vez, podian divisarse en el horizonte los montes miticos que nos han acompanado estos ultimos dias, Annapurna Sur, Hinchuli, Macchappuchare, y mas alla, Gangapurna y Annapurna III, difuminados en el horizonte, casi como despidiendose con un laconico adios, hasta una proxima vez, un good-bye companero!, espero verte pronto...!

Adios montanas, adios...
Ni el ultimo dia pudimos librarnos de los terribles escalones, implacables, con su mortal efecto sobre rodillas y tobillos, magullados ya despues de tanto caminar...Una vez llegado a Syauli Bazaar, la bajada se relajo un poco y las condiciones climaticas se suavizaron, notando ya la proximidad del clima tropical, donde vendedores de fruta locales (bananas y oranges, que es como curiosamente llaman aqui a las mandarinas, sin distincion...) hacen su agosto particular.

Arando, que es gerundio
Campos de arroz por todas partes
Un apacible final de camino hacia Birethanti y Nayapul y de ahi vuelta a la locura de la "civilizacion". Autobuses, coches, motos, ruido y mas ruido, el estado natural en este tipo de paises, bastante desconocedores de conceptos como el silencio...En un destartalado bus local conseguimos llegar en 2h a Pokhara, centro del turismo de gente que va hacia y retorna de las montanas, donde "all is possible", desde restaurantes de pizza y capuccinos hasta un corte de pelo en el que puedes temer salir con alguna oreja de menos.

Birethanti, ultimo alto en el camino
La satisfaccion del deber cumplido!
Asi es Nepal, un pais de contrastes, donde puedes encontrar una ciudad que crece alrededor de un lago tropical, al calor del turismo entre plataneros y cocoteros, y en el horizonte, a menos de 50 km de distancia 3 de los 8 miles mas miticos del mundo...Fin de etapa y del trekking, punto y final a uno de los recorridos mas extenuantes y a la vez reconfortantes que se pueden hacer hoy en el mundo de la montana. Volveremos a por mas, seguro, pero ya no seremos los mismos...


Texto: ©Iñaki Barettini
Fotos: ©Iñaki Barettini (inakibarettini@hotmail.com) y ©Elena Castillo (elenafcp@hotmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario